7 enero 2015 Salud

Un problema en sus deditos

El pulgar con resorte es un problema que aparece en los niños menores de un año de edad, es lo que sucede cuando el dedo pulgar hace un resalte en el momento de estirarlo y flexionarlo.

Se genera como consecuencia de una discrepancia entre el tamaño del tendón flexor largo del pulgar y una especie de polea fibrosa que se encuentra en la base del dedo. Este tipo de poleas fibrosas tienen la función de que el tendón realice un recorrido específico.

Cuando el tendón es más grueso del tamaño de la polea se genera un roce interior, inclinándose y generando un problema. Al estar engrosada esta zona se genera el resalte.

En el caso de que este engrosamiento no se trate el engrosamiento empieza a generar dolor con el movimiento. Hasta que ya no puede pasar por el interior de la polea, lo que provoca que el dedo ya no pueda ser flexionado. Una de las enfermedades raras que pueden sufrir nuestros pequeños y a las cuales debemos prestar atención.

El pulgar en resorte se diagnostica cuando notamos un resalte en el dedo del niño al doblarlo y estirarlo. Con el paso de los meses el pequeño se empieza a quejar de dolor y finalmente el dedo pulgar quedará bloqueado con su punta flexionada. En estos casos veremos como el pequeño no puede estirar del todo el dedo.

En muchos casos el problema se soluciona espontáneamente, pero normalmente requiere una intervención quirúrgica para que el tendón pueda deslizarse sin problemas y se pueda recuperar la movilidad de su dedito.

Normalmente el resultado de la operación es excelente, recuperando la movilidad total. En muy pocos casos se puede volver aparecer el problema.

Vía | Traumatologia Infantil
Foto | Flickr – Eduardo Ortiz

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *