5 octubre 2010 Educación, Noticias, Opinión

Pegaba a su hijo con cinta a la pared para divertirse_
Dicen que una imagen vale más que mil palabras, aunque por algunas como estas valdría la pena pagar mucho dinero por no tener que verlas nunca. Sin embargo, esta es la realidad. Una madre se divertía pegando a su hijo a una pared con potente cinta adhesiva. El pequeño no tiene los dos años de edad, lo suficiente para tener un trauma para siempre.

La buena noticia, si es que se puede sacar algo bueno de un suceso como este, es que la justicia ha intervenido con mano dura y tanto la madre como el padre del pequeño han sido sentenciados con penas de cárcel. Ha ocurrido en Estados Unidos, después de que los adultos vinieran de una fiesta.

Parece ser que ambos decidieron seguir con la fiesta en casa y cogieron a su pequeño, de tan sólo 22 meses de edad, y lo pegaron a la pared con una cinta adhesiva bien fuerte y de un color llamativo. Pero no quedó ahí la cosa, porque como debió de parecerles demasiado simple la hazaña, decidieron hacer fotografías de su proeza.

Y para rematar la faena la madre colgó la fotos del menor en su área personal de la red social MySpace. Por fortuna, uno de los amigos que visionó las instantáneas alertó a las autoridades que procedieron. No me dirán que es surrealista, lo malo es que estas cosas ocurren.

Este niño seguro que no es la primera situación similar que sufre y luego nos preguntamos por qué algunos adolescentes son como son, o por qué se convierten en unos adultos deplorables que no saben valorar nada ni valorarse. Quizá (y no es la primera vez que lo decimos aquí), haya muchos padres que no merezcan serlo. Lo que está claro es que ningún niño se merece ese trato vejatorio con o sin motivo aparente. Ningún niño.

Vía | Yahoo Noticias

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 5 octubre 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *