13 junio 2011 Otros, Padres y madres

Los orfanatos en China ya no son habitaciones de la muerte
Este fin de semana La 2 ha emitido, al menos dos veces, un tremendo documental del año 1995, “Las habitaciones de la muerte”. Por si alguien no lo vió en su momento o en las reposiciones, es una incursión a los orfanatos públicos chinos de hace dos décadas. Yo no he podido ni querido verlo entero nunca, pero eso no quita para que algunas imágenes se hayan quedado grabadas en mi mente para siempre.

El documental enseña la “vida” por llamarlo de alguna manera de los niños, sobre todo niñas, abandonadas en China en esos años por la política del hijo único o por tener alguna minusvalía. Pequeños con deficiencias atados a bancos de bambú casi todo el día, bebés extenuados tapados completamente por mantas en sus cochambrosas cunas, y habitaciones en las que se abandonaba a pequeñas para que murieran completamente solas. Si tienes interés en verlo te dejo el enlace a la primera parte, pero aviso que es realmente duro.

El documental fue grabado con cámara oculta y su difusión provocó una ola de indignación y solidaridad. Cientos de esos pequeños chinos fueron adoptados por familias de otros países, entre ellos España. El Gobierno chino que negaba la existencia de las habitaciones de la muerte tuvo que actuar ante la evidencia y la presión internacional. Afortunadamente, los expertos aseguran que en China hay orfanatos mejores y peores pero, que los niños están bien.

Los padres que adoptan bebés en ese país normalmente no pueden visitar el orfanato, pero sí ven a sus hijos, su salud, aspecto y nivel de estimulación. En general la opinión es buena, y como dice alguna mamá, nada que no se cure con un par de meses en casa. Espero que no sea sólo lo que dejan ver las autoridades y realmente no quede nada similiar a lo descrito en el documental.

Si tienes interés en adoptar en China infórmate en ACI o una entidad igualmente seria.

Foto | Atlántico

También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *