10 agosto 2012 Salud

Un pequeño descalso

Con la llegada del verano suelen aparecer estos molestos bichitos, a pesar de que muchos no lo confiesan, el 70 por ciento de la población ha tenido hongos en algún momento de su vida. En el verano se vuelven más presentes por las altas temperaturas.

Cuando uno relaciona el término ‘hongos’ con ‘verano’ se imagina un alto grado de contagio, y es muy cierto, además son bastante molestos y tediosos, sobre todo para los más pequeños de la casa. Los hongos son los encargados de ocasionar micosis, o sea, enfermedades infecciosas de la piel, las infecciones son contagiadas por las uñas.

Por esa razón aconsejamos mantener a los niños con sus uñas cortas y limpias. Existen diferencias entre la micosis profunda y la superficial. Las profundas solo se presentan en pacientes inmunodeprimidos y las superficiales pueden aparecer en todo tipo de paciente, afectando la piel, uñas y pelo (todas partes con gran cantidad de queratina).

Si bien durante todo el año podemos contagiarnos de hongos, durante el verano este índice aumenta. El contagio puede darse de tres maneras. La primera es de persona a persona, esto puede causar, si no es controlado, una importante epidemia. En segundo lugar se produce a través de los animales que nos pueden infectar ocasionalmente cuando se tiene contacto con mascotas. Y en tercer lugar puede ser contagiado a través del suelo, por la queratina que se desprende de animales u otras personas.

Una de las formas de prevenir el contagio de hongos es evitar andar descalzos por la piscina, inclusive los más pequeños deben andar con chanclas o algún calzado que evite el contagio. Otra buena opción es secar bien la piel, en especial en sus pliegues.

Vía | El Mundo
Foto | Flickr – Soraya Sosa

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 10 agosto 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *