29 agosto 2016 Noticias

fingio embarazo

La picaresca de los seres humanos parece no tener fin, incluso aunque nos parezcan las ideas más descabelladas e insólitas. Precisamente hoy nos acabamos de enterar que una chica estadounidenese, fingió un embarazo para poder entrar una sandía al cine, y no sólo ella, también sus amigas decidieron utilizar el mismo recurso para poder pasar todo tipo de alimentos, lo que nos hace pensar que más que disfrutar de una buena película, preferían hacerlo ante un espléndido banquete.

La joven, de tan sólo 18 años, se llama Priscilla Bañuelos y vive en California, Estados Unidos. A pesar de su juventud, parece toda una experta en buscar las mil y una formas de disfrutar de la sala de cine más allá del visionado de la propia película o de los productos que allí se venden. A la chica se le antojó sandía y no pensó, nada más ni nada menos, que en meterla debajo del vestido, por lo que daba el pego al convertirse en una perfecta embarazada. Sólo que olvidaron un detalle para que no las descubrieran.

Priscilla fue al cine acompañada de dos amigas más que decidieron hacer lo mismo, es así como se convirtieron en un trío de mujeres a punto de dar a luz. Ellas, en cambio, en vez de sandía escondieron zumos de frutas y helados, por lo que imaginamos que la película tendría la suficiente duración como para poder ingerir semejante banquete.

El problema vino al comprobar que tras comérselo todo, no encontraron una papelera a mano para tirar la pila de desperdicios que se habían originado, así que decidieron dejarlo todo en los mismos asientos que habían ocupado. Sobra decir que los empleados pusieron el grito en el cielo cuando vieron tal desastre.

El castigo, si es que se les aplicó, no sabemos cual es, aunque a mí se me ocurren unos cuantos que ayudarían a que, en otra ocasión, fueran, además de ingeniosas, algo más cívicas.

Vía | Uno

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *