25 junio 2016 Parto

Características de cada parto

Existen diferentes maneras de dar a luz, si bien cada una de ella tiene sus beneficios no existe una postura ideal para hacerlo. A continuación te contaremos las diferentes opciones que existen para que tengas la libertad de escoger la mejor en base a tus gustos y necesidades. Recuerda siempre hablar con tu médico acerca de las alternativas para escoger juntos el método adecuado.

En la Antigua Roma y en Egipto se empleaban sillones obstétricos o sillas de parto, en esa época las mujeres parían sentadas o en posturas verticales, recién en el siglo XVII se comenzó a implementar (en Europa) una posición horizontal. Desde ese momento se ha convertido en una de las maneras preferidas por la mayoría de los médicos. Como sucede con muchos temas vinculados al embarazo son muchos los médicos e investigaciones que consideran estas posiciones como positivas y quienes no.

Desde la OMS (Organización Mundial de la Salud) señalan que durante la dilatación y en la etapa de expulsión la mujer deberá gozar de total libertad de escoger la postura que desee. La Estrategia de Atención al Parto Normal del Ministerio de Sanidad español también considera la importancia de promover los cambios postulares Por su parte, desde la Federación de Asociaciones de Matronas de España y la Sociedad de Ginecología y Obstetricia del Perú consideran que hay que favorecer las posiciones verticales.
Recuerda siempre hablar con tu médico acerca de las alternativas para escoger juntos el método adecuado.

Si bien las mujeres son libres de elegir la postura que les resulte más confortable en un momento tan especial en su vida se ha demostrado que las verticales cuentan con importante beneficios, ya que la ley de gravedad ayudará en la mecánica del parto y la madre deberá realizar un menor esfuerzo. Pero no debemos desconocer que este tipo de posición puede tener ciertos riesgos, por ejemplo, producirse un sangrado mayor y más desgarros.

A continuación te diremos en pocas palabras las características de cada parto.

Parto normal con anestesia

En este parto el bebé sale a través de la vagina, pero a diferencia de un parto natural, en el proceso se usan medicamentos para el dolor y anestesia.

Parto natural

En este caso no se emplea ningún tipo de medicamento. El médico basará el diagnóstico a partir de las contracciones y los latidos del bebé. Tiene la ventaja de permitir el contacto directo del bebé con su mamá. Quienes elijan este tipo del parto deberán estar preparadas para las molestias típicas del parto.

Parto en el agua

Este es otro de tipo de parto natural. Cuando la madre ya pasó por la dilatación y el encaramiento comienzan las molestias. En ese momento empieza la hidroterapia en donde el agua circula por medio de filtros a una temperatura controlada y muy agradable. La temperatura del agua ayuda a calmar las molestias y el bebé nacerá totalmente relajado.

Parto en cuclillas

En este caso se facilita la bajada del bebé ayudando a que nazca más rápido, el nacimiento contará con la ayuda de la fuerza de gravedad. Se requiere de una apertura mayor de la pelvis y menos necesidad de pujar.

Parto por cesárea

Este parto suele ser elegido en el caso de alguna emergencia o cuando el bebé viene con los pies o nalgas hacia abajo o en posición transversal. En términos generales podemos decir que se trata de una incisión en la pared abdominal y en el útero por donde se extraerá el bebé.

Vía | Web Consultas
Foto | Flickr – Severo

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *