24 marzo 2017 Seguridad

Llevar al bebé cómodamente

Las mochilas de bebés o portabebés son muy prácticas de usar, una buena manera de poder transportar a nuestros peques, pero para no dañarnos la espalda será necesario colocarlas de manera apropiada, hoy te daremos algunos tips para conseguir los mejores resultados.

Cuando un bebé nace colocará sus piernitas de la misma manera en que las tendría en el útero, separadas, flexionadas y en rotación externa. Moviendo estas piernas realizarán distintos movimientos estimulando el desarrollo de la cadera y desarrollando una movilidad completa.

Por esa razón la mejor postura para que el bebé tenga en las mochilas es con las piernas separadas, un motivo para que pueda flexionar y estimular las piernas, de esta forma nos estaremos garantizando que el bebé contará con un correcto desarrollo de los músculos y las articulaciones de su cadera.

Sus piernitas no deberán estar ni muy abiertas ni muy cerradas, la posición tiene que ser cómoda, si lo colocamos en una posición en que sus piernas estén juntas por algunas horas seguramente el bebé se verá incómodo, ademas de incrementar la posibilidad de sufrir displasia. Si, por el contrario, sus piernas se abren demasiado no se podrá tener una correcta circulación, provocando una necrosis en la cabeza femoral.

Sus piernitas no deberán estar ni muy abiertas ni muy cerradas, la posición tiene que ser cómoda.

El niño podrá ser colocado mirando para adelante o hacia el portador, esto dependerá del modelo de la mochila. Lo podrás colocar mirando hacia adelante si la mochila está diseñada para este tipo de uso, una posición en que se brinda una correcta ergonomía, tanto para la persona que lleva al bebé como para el pequeño.

Si lo colocamos mirando a la persona que lo lleva su columna se ubica en cifosis y las caderas estarán en abducción, una postura ideal para cuando el niño es pequeño y no tiene mucha musculatura, la mochila le brindará el soporte cervical necesario. Si lo colocamos mirando hacia adelante el pequeño se adaptará el tronco al espacio y a la anatomía de quien lo lleva, sus caderas se encuentran en abducción y tienen más movilidad.

Otro punto clave que se puede tener en cuenta para el uso de las mochilas o portabebés es si la persona que la llevará sufre de dolores de espalda. Este tipo de herramienta genera un incremento en la carga que soportarán las articulaciones y la musculatura de la columna. Una gran carga generará fatiga muscular y dolores de espalda muy molestos.

Una buena medida de evitar estos dolores es consultar con el médico, elegir un modelo de mochila que tenga un buen diseño para el bebé y para la persona que lo lleva, no usar esta mochila por largos períodos de tiempo y comenzar a usarla de forma progresiva, para darle tiempo a los músculos de la columna a fortalecerse.

Generalmente el uso de mochila es muy cómodo para los bebés, pero si, por alguna razón notamos que están incómodos seguramente se notará inmediatamente.

Vía | Traumatologia infantil
Foto | Flickr – Redtrolley

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *