23 septiembre 2011 Fertilidad, Noticias

Un anticonceptivo más al alcanze de todos los bolsillos

Cuando ya eres madre de uno, dos o tres hijos ya empiezas a plantearte el no tener más, el cortarte la coleta. Eso conlleva buscar un método anticonceptivo fiable y a ser posible no muy caro ya que seguramente tendrás que utilizarlo bastantes años. Por eso, me parece genial que Sanidad esté financiando cada vez más métodos. Ya se financiaron algunas píldoras y la verdad es que en los bolsillos se nota un montón. A mi parecer aún deberían de financiarse más métodos que están más generalizados entre las mujeres como el anillo vaginal o el DIU. El dispositivo intradérmico no es muy utilizado en España debido al miedo a la inserción y posterior extracción cutánea.

Aunque la decisión de financiar el anticonceptivo se llevó a cabo en Abril, es ahora cuando ya está a la venta. Este anticonceptivo intradérmico se llama Implanon NXT y cuesta 148,36 euros. Financiado le cuesta a la mujer el 60 por ciento menos, es decir que realmente sale a 59,45 euros. El producto debe ser recetado por el ginecólogo y posteriormente la receta pasará por la inspección médica. Las ventajas que señalan los ginecólogos es que la administración no depende de las usuarias, es decir no hay lugar a olvidos dramáticos, te lo insertan y hace su función sin problemas. Otra ventaja añadida es que por su formulación (no contiene estrógenos) puede utilizarse en fumadoras mayores de 35 años sin que tengan riesgo de infarto. Y por supuesto también hay que valorar que es un método reversible pero igual de fiable que la ligadura de trompas.

El funcionamiento del tratamiento es bastante sencillo, te introducen una varilla de plástico normalmente en el antebrazo que libera la hormona encargada de evitar la ovulación. La cánula se queda durante tres años que es el tiempo que dura el efecto anticonceptivo o se podría retirar en el caso de que la madre quisiera quedarse embarazada. Para la inserción se utiliza anestesia local y para la retirada hay que dormir la zona y hacer una incisión de unos dos milímetros.

Realmente es un método que está bastante bien, te lo pones y te olvidas en tres años. El único inconveniente que se le puede encontrar es la irregularidad en el sangrado, o la amenorrea. Pero estos casos también se pueden dar con cualquier otro anticonceptivo hormonal.

Vía | El País
Foto | Flickr-Prefeitura de Olinda

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *