22 marzo 2017 Parto

Miedos frecuentes en el embarazo

Es normal que a lo largo del embarazo vayan apareciendo temores e incertidumbres, cada etapa será nueva y el organismo pasará por muchos cambios. A eso debemos sumarle el temor al parto y al futuro que nos espera como padres. Uno de los temores más comunes es acerca del parto prematuro y si podrán quedar secuelas para el resto de sus vidas.

Son diferentes las razones por las cuales el embarazo no suele llegará a término, generando que el parto se produzca antes de lo esperado. Lo cierto es que la mujer no podrá hacer nada para evitar esta situación, ni tampoco podrá hacer nada para generarla, por eso no deberá sentir culpa si el niño nace antes.

Hoy te contaremos algunas opiniones de la Psicóloga Nadia del Real López, quien trabaja en el Centro TAP (Tratamiento Avanzado Psicológico). Ella señala que las mujeres no deben anticiparse a pensar en estas situaciones ya que se incrementarían los temores e inseguridades, generando una situación de estrés.

Para reducir los cuadros de ansiedad es bueno contar con toda la información necesaria, además de poder hablar con personas que ya hayan pasado por el parto y sentirse escuchada. Se sabe que tener un pequeño que haya nacido antes de lo esperado no significa que el niño tendrá más problemas que un bebé que ha nacido cuando el embarazo llegó a término, simplemente deberá tener un correcto seguimiento para así poder determinar que el desarrollo es el adecuado.

Para reducir los cuadros de ansiedad es bueno contar con toda la información necesaria, además de poder hablar con personas que ya hayan pasado por el parto y sentirse escuchada.

Después del parto todas las mujeres pasan por muchas emociones (las que tuvieron un parto prematuro y las que tuvieron un parto a término), es un momento de sentimientos encontrados, por momento es difícil y complicado y por otros se estará llena de felicidad. Tener una visión positiva es muy importante, así se evitará caer en el derrotismo y en el pesimismo.

Una buena medida es enfocarse los aspectos positivos que se presentan día a día, por ejemplo, si el bebé aumentó de peso, si tiene un buen reconocimiento a los estímulos, etc y no pensar en todo lo que queda por recorrer. Así será más fácil mantenerse optimistas, motivados, fuertes.

Un punto clave del que debemos hablar es la frustración que podría sufrir la mamá al no poder dar el pecho, cuando el bebé no ha desarrollado la posibilidad de succionar. Las madres no tienen que sentirse peores madres y pensar que en la actualidad hay otras alternativas para alimentar correctamente a un bebé prematuro usando la propia leche materna, podría ser a través de un biberón o mediante una sonda.

Sabemos que frente a distintas situaciones de la vida las mujeres pueden enfocarse en los aspectos negativos, tener miedo no es necesariamente malo, especialmente cuando se aprenda a gestionarlo para que no las gobierne.

Es muy importante que se viva la etapa de la gestación con la mayor tranquilidad posible, seguir los consejos de los médicos sin agobiarse. Realizar actividades que resulten agradables pensando en los aspectos positivos.

Vía | Cuidate plus
Foto | Pixabay – Seepph

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *