7 febrero 2010 Entretenimiento, Ocio, Otros

carnaval disfraz de leon hecho en casa

Ya quedan muy pocos días para el Carnaval y debemos ir buscando un disfraz para que nuestros pequeñines luzcan graciosos y en consonancia con el momento. Como ya os hemos contado en otras ocasiones, siempre existe la posibilidad de acudir a una tienda y comprarle un modelito ajustado a su talla y a nuestro gusto, pero también es cierto que resulta muy gratificante eso de hacerlo en casa, aprovechando retales y trajecitos que ya no va a usar. Con un poco de maña y mucha imaginación, os puede quedar un bonito disfraz con el que sorprender a todo el mundo.

Con unos pocos ingredientes, aquí os dejamos un gracioso disfraz de león para que vuestro bebé luzca así de feroz estos días.

  • Lo ideal es encontrar, para el cuerpo, un pijama o mono entero, color marrón o beige, así irá bien abrigado y sin peligro de que alguna parte de su cuerpo quede a la intemperie. También nos puede servir un pantalón y chaqueta en esos tonos.
  • Si lo vestimos con una chaqueta, estaría bien que llevara capucha, de este modo vamos a utilizarla para cubrir la cabeza y coser en ella las melenas del león. Para realizar la pelambrera de la fiera, podemos utilizar fieltro o lana de bastante grosor, buscaremos tonos marrones u ocres.
  • Si no tenemos capucha en su chaqueta o pijama, siempre podemos utilizar un gorrito marrón al que iremos cosiendo las tiras de fieltro o lana. Piensa que cuantas más pongas más tupida quedará la cabeza y mejor será la sensación, pero lleva cuidado que no se le metan en la cara o le dará una desagradable sensación de agobio. Con la misma tela, forrando una cartulina para que quede consistente, le pondremos las orejas en lo alto de la cabeza.
  • También emplearemos la misma tela para hacerle la cola, no es necesario que sea muy larga y grande, ya que si el bebé todavía no anda, lo tendrás que llevar en el cochecito y el puede molestar. Con cortar dos tiras de tela y coserlas es suficiente, luego la rellenas con restos de retales, papeles o lana y, en la punta, le coses algunas tiras pequeñas de diferentes colores.
  • Puedes, también, ponerle unos guantes marrones a modo de feroces garras y rematar el personaje con un sencillo maquillaje. Para los más peques con un poquito de negro en la punta de la nariz y unas rayas marrones simulando el bigote será más que suficiente.

Vía | Los suspiros del alma

También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *