14 junio 2013 Nutrición

Bebé comiendo

Existen ciertos errores que podemos llegar a cometer a la hora de preparar los purés de nuestros pequeños. Nos referiremos a las ventajas y a las desventajas que pueden existir al preparar los purés en casa o cuando se eligen tarritos comerciales.

Cuando los bebés llegan a los seis meses de vida los pediatras aconseja que se empiece a la introducción de los primeros alimentos sólidos. En esa etapa los pequeños pasan de succionar a deglutir. En un comienzo los padres pueden dudar si es mejor darles purés de tipos caseros o comprarle los tarritos comerciales que se encuentran a la venta en farmacias y supermercados.

La decisión dependerá de cada familia en particular, pero se tome la decisión que se tome una investigación científica ha demostrado que: “tanto los purés caseros como los tarritos comerciales tienen un perfil nutricional adecuado”. La investigación fue realizada por la Universidad de Murcia, el Servicio de Pediatría del Hospital La Fe de Valencia y el Instituto Infantil Hero Baby.

Desde la Asociación Española de Pediatría aconsejan que es preferible comer la comida natural que se elabora en casa, pero no conoce ningún inconveniente para que se den alimentos preparados a los niños, simplemente se considera que, gracias a los purés caseros, los bebés se van acostumbrando a los sabores naturales.

En un comienzo lo mejor es brindarle a los pequeños texturas que sean homogéneas variando levemente la textura y cuando ya se llega a los 10 meses de edad se pueden dar alimentos pisados con un tenedor, con una textura un poco más gruesa. De esta forma irá aprendiendo lentamente a masticar, un proceso muy importante para la alimentación.

Vía | ABC
Foto | Flickr – Claudia Lobos

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 14 junio 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *