10 noviembre 2011 Noticias, Nutrición

Pures comerciales y caseros con los mismos beneficios

Es a partir de los cuatro a seis meses cuando ya podemos empezar a introducir en la dieta de nuestro bebé los purés. Primero los de fruta para luego ir incluyendo verduras, carnes blancas, pescado y, más adelante, las legumbres.

Hasta hace bien poco teníamos la idea de que aquellos elaborados de forma casera contenían mayores valores nutricionales que los ofrecidos por marcas comerciales. Pues bien, según un estudio reciente, esta idea no es exacta ya que se ha comprobado que contienen similares beneficios.

El estudio ha sido realizado por el Instituto de Nutrición Infantil Hero Baby, el Departamento de Tecnología de los Alimentos, Nutrición y Bromatología de la Universidad de Murcia (UMU) y el Servicio de Pediatría Hospital La Fe de Valencia. En él se han valorado y comparado tres marcas comerciales de purés infantiles y el cocinado en casa, todos ellos cuya base era cordero, ternera o pollo.

Tras la minuciosa tarea, los expertos han constatado que no existen diferencias relevantes en la composición nutricional de ninguno de ellos. En ambos casos los niveles de nutrientes son los adecuados para la óptima alimentación del niño, además en el caso de los comerciales se observa un acabado mucho más homogéneo y controlado, seguramente debido al proceso de elaboración.

También se han encontrado con que los niveles de sodio, aportados por el uso de la sal, están mucho más equilibrados en los purés comerciales ya que en los caseros se tiende a excederse con este complemento.

Así pues para todos aquellos que sientan cierto reparo a la hora de dar a sus niños tarritos comerciales pensando que los alimentan peor, pueden quedarse tranquilos, al menos según los resultados de este estudio.

Vía | Cambio ideal
Foto | Entre padres

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *