7 abril 2017 Embarazo

Un problema que requiere de urgente atención

La placenta es un órgano que se desarrollar en el útero durante la gestación Tiene el objetivo de nutrir al feto para que crezca en óptimas condiciones. De esta placenta sale el cordón umbilical que conecta al bebé con su mamá.

Mediante el cordón umbilical la placenta le brindará al pequeño los nutrientes y la sangre rica en oxígeno necesaria para su crecimiento. Además, por medio de ella se eliminarán los desechos por medio de la sangre del bebé, los que serán enviados a la sangre de su madre.

Es muy importante conocer todos los aspectos de la placenta, ya que es vital para los bebés, y si existe algún problema en ella será necesario resolverlos lo antes posible.

Existen diferentes factores que pueden desencadenar el desprendimiento de la placenta.

¿Qué es un desprendimiento de la placenta?

Cuando nos referimos al desprendimiento de la placenta estamos hablando de una complicación que no es frecuente en el embarazo, pero de ocurrir es grave. Si la placenta se llega a desprender de la pared interna del útero (parcial o totalmente) se puede generar una importante hemorragia en la madre.

Además, en esta situación, la placenta ya no cumpliría su función, por esa razón es muy importante tratar el problema de forma urgente. Generalmente si se genera un desprendimiento de la placenta será necesario realizar una cesárea de urgencia.

Síntomas del desprendimiento de la placenta

El desprendimiento de la placenta se puede dar a partir de la semana 20 de embarazo, entre los síntomas más comunes encontramos: dolor de espalda súbito y sin causas previas, dolor abdominal intenso, sensibilidad en el útero, contracciones uterinas rápidas y contínuas.

Causas del desprendimiento de placenta y factores de riesgo

Existen diferentes factores que pueden desencadenar el desprendimiento de la placenta, por ejemplo, un traumatismo en el abdomen que podría ser ocasionado por una caída o en un accidente en el coche. O puede suceder si el cordón umbilical es muy corto, también se puede dar frente a un pérdida repentina y rápida de líquido amniótico.

Un problema que necesita de atención inmediata

Entre los factores de riesgo encontramos el hecho de haber padecido en otra oportunidad un desprendimiento de placenta o si la mujer sufre de hipertensión gestacional o crónica. Es más posible que aparezca este problema cuando una mujer ha abusado de sustancias tóxicas como el alcohol, drogas o tabaco.

Un desprendimiento de placenta se puede ocasionar en los casos que la madre tenga problemas en la coagulación sanguínea.

Tengamos en cuenta que un desprendimiento de placenta puede ocasionar problemas que pueden llegar a ser mortales para la madre y ara el bebé si no se actúa con rapidez. Por eso es fundamental acudir de manera urgente a un servicio de emergencias médicas o a tu sanatorio.

Vía | El parto Nuestro
Foto | Pixabay – Unsplash / Pixabay – Boristrost

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *