4 enero 2016 Padres y madres, Salud

Una tendencia entre las estrellas

Recientemente hemos escuchado las declaraciones de la estrella Kim Kardashian mostrándose a favor de la placentofagia, su fin es prevenir la depresión después del nacimiento de su segundo hijo. Una polémica moda entre las estrellas de Hollywood que parece que llegó para quedarse.

El hecho de tomar píldoras de placenta aún sigue siendo una práctica llevada a cabo por una minoría. La tendencia comenzó en el año 2006 cuando el actor Tom Cruise contó su intención de inclinarse a la placentofagia cuando naciera su pequeña Suri, a pesar de que muchos tomaron su iniciativa como una broma, desde ese momento la idea fue tomada en serio por un sector de la sociedad que se fue extendiendo por muchos países.

Desde hace más de 2 mil años en la medicina china se consumía la placenta humana, pero en Occidente nadie lo hacia hasta que la excéntrica costumbre llegó a Hollywood. Ya son muchas las estrellas que señalaron convertir la placenta en píldoras para ingerirlas.

En la naturaleza gran parte de los mamíferos ingieren la placenta después del parte. Se piensa que lo hacen por los altos contenidos nutricionales que posee, como hormonas, hierro y proteínas pero en los humanos no sería necesario su ingesta. Cuando esta conducta se volvió una moda el médico Adrián Barceló señaló que si las madres cuentan con la asistencia médica adecuaba no es necesario la ingesta de la placenta, sino que más bien se trata de un resabio tribal, pero no es para nada malo para la salud.

En relación a su capacidad de combatir la depresión posparto los expertos aseguran que por el momento no existen evidencias científicas al respecto, las declaraciones están basados en la experiencia de quienes las han consumido.

Actualmente son varios los laboratorios que se encargan de deshidratar la placenta con el fin de convertirla en píldoras. La cantidad de pastillas que se obtienen varia de acuerdo al tamaño, pero por lo general rondan las 200 píldoras Algunos sitios web enseñan como prepararlas de forma casera, algo que en mi caso particular no recomiendo en lo absoluto.

Recuerda que ante cualquier tipo de duda vinculado a la ingesta de este tipo de producto o de cualquier medicamento en general es muy importante consultar con tu médico.

Vía | Clarin
Foto | Flickr – Pan American

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *