10 marzo 2017 Consejos

Qué hacer frente a un rechazo de los medicamentos

En ocasiones los niños, al tomar su medicación, terminan vomitando. Te brindaremos algunos consejos para que eviten hacerlo. Pensemos que frente a esta situación podremos tener dudas si ha tomado la dosis adecuada o si le deberemos volver a dar todo lo que corresponde, la mitad o nada.

Tenemos que tener en cuenta que las medicinas no suelen tener un sabor agradable, esto provoca el rechazo de los niños. El mal sabor de los fármacos suele ser a propósito ya que así los niños no los tomarán por si solos evitando una intoxicación.

Además del sabor, puede pasar que los niños no quieran tomarlo simplemente porque no quieren hacerlo, cuando se intenta forzar a un niño a tomar algo es posible que, de manera instintiva, lo termine rechazando.

Si tu hijo vomita después de haber tomado la medicación deberás tomarlo con calma. Frente a esta situación podemos realizar varias cosas.

Tenemos que tener en cuenta que las medicinas no suelen tener un sabor agradable, esto provoca el rechazo de los niños-

En lugar deberemos considerar que muchas enfermedades van acompañadas de vómitos frecuentes, un caso típico es cuando sufre de gastritis o cuando están atravesando alguna infección de orina. En estos casos es mejor buscar opciones de medicamentos que no sean por vía oral. Consulta con el pediatra acerca de las otras opciones.

Si estamos frente a un cuadro en el que el pequeño vomita frente a un medicamento específico o al tomar cualquier fármaco, independientemente de su enfermedad, el caso es diferente. Algunos niños tienen vómitos si toman un medicamento en concreto, esto puede generarse si es alérgico a cierto componente, las alergias a los medicamentos no solo se manifiesta cuando aparece una erupción También consultar con el médico acerca de otras opciones de medicamentos para tratar la enfermedad que afecta al pequeño.

Y otros niños vomitan, simplemente, porque sienten que el medicamento tiene un sabor muy desagradable. En el caso de que se trata de píldoras o cápsulas podremos ocultar su sabor en algún alimento, seguramente si el niño no nota el sabor no lo vomitará.

Un punto muy importante para tener en cuenta en estos casos es que la mayoría de los medicamentos se pueden absorber pasados los 10 minutos y hasta una hora después de haberlos tomado. Si el pequeño vomitó el remedio justo después de tomarlo y el vómito es abundante podemos pensar que el medicamento ha sido descartado por completo, ante esta situación tenemos que evaluar si el medicamento es realmente importante para el tratamiento, es estos casos se podrá dar la dosis completa (si tienes dudas siempre consulta con su médico o con el farmacéutico).

Pensemos que generalmente los fármacos pediátricos se dan en dosis muy inferiores a las que puede provocar una intoxicación, por eso, aunque se haya absorbido una parte no existirá problemas.

Pero no siempre podemos actuar de la misma manera, tenemos que evaluar frente a que tipo de medicamento estamos. En un próximo artículo seguiremos hablando de este tema, importante para su salud.

Vía | Mi pediatra online
Foto | Pixabay – Val gb

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *