Vamos a despertar los sentidos (I)

Vamos a despertar los sentidos (I)

Escrito por: Leticia   @leticiadelpino    2 julio 2009     8 Comentarios     2 minutos

Desde hace pocos años, la tendencia de la estimulación temprana viene pisando fuerte. Desde que son bebés hasta los 5 años de edad, estimularlos es fundamental para su desarrollo.

Como todas ya lo hemos observado, los bebés vienen al mundo con un gran potencial. Por esta razón, está en nuestras manos, como padres, aprovechar esta oportunidad para que esa potencialidad se desarrolle al máximo de la forma más divertida y adecuada.

Según nos informan los especialistas en la materia, la estimulación temprana es un conjunto de medios, técnicas y actividades con base científica y aplicada en forma sistemática y secuencial que se emplea en niños desde su nacimiento hasta los 6 años. El objetivo es desarrollar al máximo su potencial.

En cada etapa se necesitan distintos estímulos (puedes consultar en otros artículos de este mismo sitio en donde se detallan). El objetivo que persigue la estimulación no es acelerar el desarrollo sino motivar el potencial de cada niño, pidiéndolo que se enfrente a nuevos retos y actividades que ayuden a incrementar su autoestima. En la actualidad se conoce más acerca de lo importante que son para un ser humano los primeros años de vida y también sabemos que la motivación que se recibe en esos primeros años serán la base de la evolución posterior.

Por medio de la estimulación temprana se puede potenciar el desarrollo motriz, cognitivo, social y emocional de los niños, pero es bueno que tengas en cuenta el desarrollo que cada niño en particular puede tener. Debes respetar su propia evolución para después poder iniciarlo en actividades en donde se estimule la motricidad gruesa y fina, la concentración y su lenguaje.

Ten presente que cada niño cuenta con un ritmo diferente que depende de la maduración del sistema nervioso. Para eso debes comprender los parámetros, ten presente que estos son bastante amplios y su desarrollo dependerá de diferentes factores. Cuando los especialistas conocen el patrón en general se pueden usar como guía para presentarle al bebé los estímulos y las actividades adecuadas. La estimulación debe ser siempre una actividad positiva, no debe forzarse al pequeño a realizar ninguna actividad. El juego es la mejor forma de estimular al niño además, es bueno que siempre que empiece a realizar una actividad no tenga hambre, ya que eso lo frustrara y lo distraerá.

No te preocupes si al principio estas un poco confundido. Los padres vamos aprendiendo a leer el comportamiento de nuestro hijo y a respetar sus necesidades.

Fuente | Revista Única Mi Bebé


un comentario

  1. Es importante para los padres saber estas cosas. Gracias por compartir.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.