Vacunas y embarazo

Vacunas y embarazo

Escrito por: Belén    20 julio 2009     16 Comentarios     2 minutos

Aunque pudiera parecer lo contrario, durante el embarazo podemos recibir algunas vacunas, si es necesario. En ocasiones es incluso recomendable la administración de alguna de ellas, como en el caso del Tétanos. En general, las vacunas con virus vivos están contraindicadas durante la gestación por el riesgo de que el virus afecte al feto.

Respecto a los virus inactivos, no existen pruebas de que perjudiquen al feto o a la madre. Si se administra una vacuna a una embarazada siempre será porque el riesgo de que sufra la enfermedad es mayor que el teórico riesgo de la vacuna. Esto es válido para toda la población, siempre debe ser mayor el beneficio que puede obtenerse de la vacunación que el riesgo de no hacerlo.

Al ser el embarazo una situación tan especial, en la que solemos cuidarnos y evitar la exposición a enfermedades contagiosas, hay algunas vacunas de las que no se sabe el resultado para el feto. Sin embargo hay otras que está demostrado que son seguras o que están totalmente prohibidas. Entre las permitidas está la de la Hepatits B, la de la Gripe con el virus inactivado y Tétanos y Difteria en el segundo trimestre.

Deberá ser el ginecólogo, en cualquier caso, quien valore la conveniencia y decida cuales y en que momento deben administrarse. Si no tienes más remedio que viajar a una zona en que la vacunación es obligatoria, consulta con tu médico y con el centro de vacunación internacional que te corresponda.

Respecto a la lactancia no hay ninguna contraindicación, ni la vacuna afecta a la lactancia ni se ve afectada la inmunización por ella. Se puede vacunar a una madre lactante tanto con vacunas con virus vivos como inactivos. Dejo un enlace en el que puedes encontrar toda la información respecto a las vacunas que pueden o no administrarse en el embarazo y los motivos.

Más información | CDC


2 comentarios

  1. Magí Ribas Alegret dice:

    “Trinidad Jiménez debe asumir la responsabilidad política de sus actos y dimitir. Así lo exigen las buenas prácticas democráticas, preservar la confianza ciudadana en las autoridades sanitarias y, además, evitar el escándalo durante la presidencia española de la Unión Europea, habida cuenta la posible avalancha de querellas ante reacciones adversas, por parte de gestantes que observaron las recomendaciones del Ministerio.” (En “Cortar por lo sano”, http://poderjudicial.wordpress.com/2009/11/23/cortar-por-lo-sano/ ).

  2. Belén dice:

    Magí, sin entrar en política, la falta de datos sobre efectos adversos es lo que está provocando la baja vacunación en general. De todas formas no hay ningún medicamento seguro al ciento por ciento.
    También creo que las embarazadas deberían seguir las recomendaciones de su ginecólogo y este a su vez las de sus colegas, no las de los políticos. Es lo que me dice el sentido común y lo que yo haría. Gracias por tu comentario, un saludo.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.