Unieron sus manos al nacer

Unieron sus manos al nacer

Escrito por: Leticia   @leticiadelpino    16 mayo 2013     8 Comentarios     2 minutos

Seguramente escuchaste de este video que ha emocionado al mundo entero. Los padres nos emocionamos cuando vemos a nuestros hijos compartiendo como hermanos el amor, sintiendo que uno apoya el otro, sintiendo que esa compañía los afirmará en la vida, por eso cuando vemos que dos hermanos buscan el apoyo uno del otro desde sus primeras horas de vida sentimos que es un acto increíblemente bello.

Estos pequeños nacieron en Barcelona. Al ver ese inolvidable momento las enfermeras pidieron autorización de la madre para fotografiarlo y compartirlo con el planeta entero. “Es un gesto precioso para recordar. Es un reflejo para sobrevivir”.

El vínculo que existe entre los gemelos es algo que se ha observado desde hace mucho tiempo. Hoy nos referiremos a otro caso que no debemos olvidar.

Las hermanas Brielle y Kyrie Jackson nacieron, en el Centro Médico de Massachussets, 12 semanas antes de la fecha establecida, para reducir el riesgo de infecciones en el centro hospitalario decidieron colocarlas en incubadoras separadas.

Kyrie solo pesaba 990 gramos, afortunadamente comenzó a subir de peso rápidamente los primeros días, la suerte no era la misma para Brielle, quien solo pesaba 910 gramos, tenía problemas respiratorios y un bajo ritmo cardíaco, problemas que generaba que apenas podía ir ganando peso. Brielle entró en una fase crítica en donde se temía por su vida. En ese momento la enfermera Gayle Kasparian, quien hacía todo lo posible para ayudarla a mantener la vida, recordó una vieja práctica que se realizaba en algunas zonas europeas que consistía en colocar juntos a los bebés recién nacidos de un parto múltiple, en especial cuando eran prematuros. Si bien la medida se apartaba a lo establecido por el hospital decidió correr el riesgo.

Pidiendo permiso a sus padres colocaron a las niñas juntas en la incubadora. En ese momento Brielle se acurrucó junto a su pequeña hermanita y se calmó en el acto. En pocos minutos comenzó a oxigenarse su sangre. Mientras dormía su hermana le pasó el brazo por encima de su cuerpo. Los efectos terapéuticos de esta práctica fueron muy favorables. La historia tiene un final feliz, las hermanas siguen creciendo juntas y llenas de amor.

A pesar de todo el mundo nos sigue regalando estos pequeños milagros que nos llenan de esperanzas y de amor.

Vía | TN
Foto | Flickr – Isra Chamorro


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.