La tuberculosis y el embarazo

La tuberculosis y el embarazo

Escrito por: Sacra    24 enero 2011     3 Comentarios     2 minutos

Afortunadamente la tuberculosis, enfermedad infecciosa que tantos fallecimientos ha causado a lo largo de la historia, tiende a remitir y, prácticamente, está casi erradicada. De todos modos, todavía existen zonas en el mundo en las que no ha sido eliminada del todo, así como en lugares que, aunque perteneciendo a países desarrollados, se encuentran dentro de las llamadas zonas marginales.

Y es que esta enfermedad viene unida, invariablemente, a la mal nutrición, pobreza y falta de condiciones higiénicas; así como en aquellos pacientes que padecen Sida o que están en contacto con otros enfermos de tuberculosis. Está causada por una bacteria llamada Mycobacterium tuberculosis o bacilo de Koch. El descubrimiento de la penicilina fue fundamental para controlar sus devastadoras consecuencias.

Los síntomas que acompañan la enfermedad son: tos, pérdida de peso, fiebre, fatiga muscular y expectoraciones sanguinolentas. En el caso de la embarazada se dificulta el diagnóstico ya que algunos de esos síntomas pueden presentarse durante la gestación: cansancio, fatiga… Además, al tener que realizar una radiografía de tórax, puede que se vaya retrasando a fin de no perjudicar al feto con los rayos X.

En el caso de pensar que puedas estar entre el grupo de riesgo: tener contacto con personas enfermas de tuberculosis o sida, o si has viajado frecuentemente a zonas donde todavía existe la enfermedad: Perú, Bolivia…, lo mejor es que consultes con tu ginecólogo para que te haga, cuanto antes, la radiografía del tórax (recuerda que con la protección abdominal no se daña al bebé) y, también, una prueba subcutánea de tuberculina, conocida como reacción de Mantoux o PPD.

Si las pruebas dan positivo se debe seguir un tratamiento a fin de evitar peligros mayores. Este tratamiento irá en función del tiempo de gestación, la variedad del bacilo y la sensibilidad o tolerancia de la paciente a la medicación. Evidentemente todo el tratamiento ofrecido está indicado para el embarazo no perjudicando, en ningún momento, la salud y desarrollo del bebé.

Vía | Babysitio


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.