Siete habilidades de las madres trabajadoras

Siete habilidades de las madres trabajadoras

Escrito por: Maite Nicuesa Guelbenzu    17 mayo 2022     3 minutos

La experiencia de la maternidad propicia el desarrollo de habilidades personales que también son valiosas en el ámbito profesional

La experiencia de la maternidad aporta lecciones y habilidades cuya aplicación directa va más allá de la esfera familiar. El currículum de un profesional describe de forma individualizada su trayectoria académica y laboral. ¿En qué habilidades destacan con frecuencia las madres profesionales?

1. Organización del tiempo

La planificación realista del calendario es clave para conseguir los objetivos previstos en un proyecto. Es habitual analizar los minutos desde un punto de vista cuantitativo. Sin embargo, lo verdaderamente importante es invertirlos de forma consciente en el objetivo deseado.

2. Resiliencia

La resiliencia es positiva en el plano personal y también abre puertas a nivel profesional. Las dificultades irrumpen en el mundo de la empresa. Y el talento del equipo es el pilar esencial para poner el foco en lo importante. La experiencia de la maternidad está directamente vinculada con el desarrollo de la resiliencia, la búsqueda de la felicidad y el descubrimiento personal.

3. Empatía

La empatía crea un clima positivo en la comunicación con otro profesional. Es un concepto que adquiere un significado pleno cuando se manifiesta en la práctica. Transmitir empatía no implica estar de acuerdo con el punto de vista del otro, sino escuchar su realidad con respeto y aceptación. El grado de empatía no está determinado por las circunstancias personales. Sin embargo, existen procesos y situaciones que lo refuerzan.

Seis Habilidades De Las Madres Trabajadoras

4. Liderazgo

La huella positiva que una profesional deja en el entorno de trabajo va más allá del desempeño de un puesto de responsabilidad. Con frecuencia, la maternidad plantea un nuevo capítulo en la vida profesional y presenta nuevos desafíos. Cada persona lidera su propio destino por medio de la toma de decisiones, la constancia y la perseverancia en el cumplimiento de un propósito.

5. Paciencia

Incluso las cualidades innatas que posee una persona, necesitan cultivarse y entrenarse. La paciencia es una de las virtudes más necesarias en el proyecto de vida personal y profesional. Los tiempos de la realidad no están perfectamente acompasados con las expectativas individuales. En ese caso, la paciencia es un recurso que alimenta la confianza ante el futuro y fortalece la tolerancia ante la frustración.

Adaptacion Al Cambio

6. Adaptación al cambio

Poner el foco en la realidad de cada momento es un objetivo positivo. Las previsiones se rompen como consecuencia de imprevistos y situaciones urgentes. Sin embargo, el modo de reaccionar ante un escenario inesperado, que no se había contemplado previamente, puede marcar la diferencia en la evolución de los acontecimientos. Las madres ejercitan la proactividad en su rutina diaria. Aunque en ocasiones actúen de manera reactiva ante las novedades de la jornada.

7. Trabajo en equipo

Surge la necesidad de aprender a delegar en el plano personal. Y esta capacidad también puede trasladarse al ámbito profesional para trabajar en equipo

La experiencia de la maternidad influye de forma positiva en el desarrollo de las habilidades mencionadas en el artículo. Evidentemente, cada mujer y cada profesional son totalmente irrepetibles. Su esencia no está determinada por una única faceta. Por ello, puede ocurrir que una persona no se sienta identificada con algunas de las competencias descritas. Sin embargo, sí puedes profundizar en qué cualidades y capacidades, que has desarrollado recientemente, elevan tu nivel de empleabilidad.


Comentarios cerrados