¿Qué significa el concepto de madre suficientemente buena?

¿Qué significa el concepto de madre suficientemente buena?

Escrito por: Maite Nicuesa Guelbenzu    22 febrero 2022     3 minutos

El término de madre suficientemente buena fue creado por el pediatra y psiquiatra Donald Winnicott, un concepto que es clave para evitar el perfeccionismo

El lenguaje y la manera de utilizarlo influyen de forma directa en la descripción de la realidad y, también, en el estado de ánimo. La búsqueda del perfeccionismo en la maternidad puede convertirse en un peso agotador. El deseo de alcanzar la excelencia, en ocasiones, puede verse desbordado por límites que son imposibles de lograr.

Existe un término en torno a la maternidad que transmite amabilidad, comprensión y amor: madre suficientemente buena. El autor de este concepto fue el pediatra Donald Winnicott. Un profesional que también destacó como psicoanalista y psiquiatra. Su biografía se desarrolla entre los años 1896 y 1971. La imperfección forma parte de la esencia de la realidad y, también, de la existencia. Los errores y aciertos se encuentran en la base del aprendizaje.


Las Madres Suficientemente Buenas

Una madre que no busca la perfección

Por ello, más allá del deseo personal de alcanzar alguna forma de perfección, Donald Winnicott inspira en el valor de ser lo suficientemente buena. Su mensaje sigue de plena actualidad, puesto que es terapéutico para quienes forman una familia en un escenario tan cambiante como el actual. Pero, también, en un contexto histórico en el que madres y padres reciben grandes cantidades de información.

La búsqueda de la perfección, más allá de partir de una intención positiva, causa efectos negativos. Produce cansancio, tensión, estrés y falta de espontaneidad en la madre. ¿Pero cómo afecta al niño crecer en un entorno marcado por la sobreprotección y la satisfacción constante de sus necesidades? En ese caso, el menor no encuentra el contexto ideal para desarrollar una habilidad tan importante como la tolerancia a la frustración.

La rutina no siempre gira en torno a emociones y sentimientos agradables, aquellos que con tanta frecuencia se vinculan con la maternidad idealizada. El acompañamiento emocional es clave para validar aquello que siente el niño y, también, para hacer espacio a las propias sensaciones internas.

Madre Suficientemente Buena

El perdón es un acto consciente para superar la imperfección

El concepto de madre suficientemente buena está vinculado con el amor, la cercanía, el cuidado y la atención. Pero no es necesario que su nivel de compromiso, disponibilidad e implicación sea perfecto. Su afecto es nutritivo para el bebé, más allá de las carencias y limitaciones que forman parte de la naturaleza humana. Por ejemplo, la paciencia también llega a agotarse en determinados instantes. Por otra parte, existe un acto de liberación emocional que es clave para fortalecer un vínculo afectivo después de un error: el perdón.

La búsqueda de la perfección afecta negativamente a la autoestima y la autoconfianza. Ingredientes que son tan valiosos en el desarrollo personal. La madre suficientemente buena, por el contrario, es resiliente, creativa y proactiva. Confía en su inteligencia emocional y en su propio instinto. Experimenta un proceso de mejora constante a partir de la identificación de sus fortalezas y debilidades. El exceso de autoexigencia puede llegar a producir un bloqueo en la toma de decisiones. Por el contrario, la madre suficientemente buena se centra en lo esencial, no persigue lo imposible. Y, en consecuencia, fluye en mayor conexión con el presente.


Comentarios cerrados