Qué hacer si tu hijo no quiere comer: razones para no obligarle

Qué hacer si tu hijo no quiere comer: razones para no obligarle

Escrito por: Maite Nicuesa Guelbenzu    30 junio 2024     3 minutos

¿Cómo actuar cuando el niño no quiere comer o muestra rechazo hacia algún alimento? ¡Descubre por qué la mejor opción no es obligarle a comer!

Un niño puede mostrar cambios en su alimentación a partir de factores diferentes. Sin embargo, cuando el niño no quiere comer, suele surgir una respuesta habitual en la familia: insistirle en exceso con la confianza de que, poco a poco, se alimente mejor. Existe una diferencia entre insistir y obligar. Insistir implica no desistir ante la primera dificultad. Pero no hay que convertir el acto de comer en una obligación, aunque sea una necesidad.

Es decir, es recomendable analizar cuál puede ser el motivo por el que un niño rechaza uno o varios alimentos, por ejemplo. Cuando la obligación se traslada a la mesa, este hecho puede generar un rechazo. Es decir, es una estrategia que, a pesar de tener una buena intención, no produce un efecto positivo.


Razones Para No Obligar A Comer A Un Nino Si No Le Apetece

Tensión en la mesa: enfados e impaciencia

En este tipo de situación, cuando el niño no quiere comer y los padres insisten hasta el infinito durante el proceso, es habitual que el clima de tensión se traslade a la mesa. Es un escenario que pone a prueba la paciencia de los adultos y, por otra parte, el propio niño puede experimentar la tensión que se respira en el clima que le rodea. Obligar al niño a comer es una estrategia que, como puedes deducir, se centra en el corto plazo. Sin embargo, la alimentación saludable, la atención a las necesidades nutricionales y la adquisición de hábitos positivos va más allá del instante.

Hay que buscar una solución que no se centre únicamente en el corto plazo

Eso no quiere decir que haya que caer en el lado opuesto para que el niño haga en todo momento lo que le apetece o no haya ningún tipo de norma en la mesa. Sin embargo, conviene afrontar la situación de una forma más consciente y reflexiva a través de la búsqueda de asesoramiento especializado. De hecho, las preguntas relacionadas con la alimentación de los niños tienen una presencia importante en la consulta del pediatra. El criterio profesional es clave para evaluar de manera personalizada el caso particular atendiendo a la causa, los posibles efectos y la estrategia adecuada para afrontar la situación.

Razones Para No Obligar A Comer A Tu Hijo Si No Le Apetece

Empatía con sus sensaciones y necesidades

Además, también puedes hacer un ejercicio de empatía para entender cómo se siente tu hijo cuando le obligas a comer, aunque no le apetezca. ¿Cómo actúas tú cuando experimentas una situación similar? En ese caso, es muy posible que escuches las señales que te envía tu cuerpo y tengas en cuenta tus necesidades. Es importante que los niños disfruten de una relación positiva con la comida. Por ello, la comida no debe utilizarse como un tipo de castigo. Y, aunque obligar a comer sea un acto que se alinea con una intención diferente, sí puede percibirse como un castigo desde la perspectiva del niño.

¿Qué hacer si tu hijo no quiere comer y esa situación se repite con una frecuencia que te preocupa? Habla con su pediatra, comparte los detalles que has observado y pide ayuda.


Comentarios cerrados