Poema: Nana al Coco

Poema: Nana al Coco

Escrito por: Sacra    15 junio 2013     2 Comentarios     2 minutos

Una de las poetisas más entregadas al mundo de la infancia es, sin duda, Gloria Fuertes. A través de ella hemos podido viajar por lugares mágicos, divertidos personajes y simpáticas aventuras que solo podían ser fruto de una maravillosa e inagotable imaginación.

Gloria, que se convirtió en toda una experta en el mundo infantil, nos dejó hace unos años, pero afortunadamente para nosotros, su obra sigue viva, llenando las aulas y los regazos de las madres de divertidos versos que los niños se aprenden en un santiamén. Y es que no hay nada como contarles bellas historias de mamás que son monas, o camellos que se averían camino del Belén o de un fantasma que se llama Pepillo, historias llenas de alegría, pero también de mucha poesía.

A todos, o casi todos, los niños nos han dormido con nanas. Bellas canciones que nos hablan del amor que nuestras madres derraman al lado de la cuna, esperando que caigamos en los brazos de Morfeo con la tranquilidad de sabernos descansando. Pero Gloria Fuertes, siempre inquieta e imaginativa, dio un paso más allá y escribió una serie de nanas que nada tenían de convencional, es más, casi rozaban la diversión con lo cual no me imagino yo a los niños durmiéndose mientras esperan que les va a suceder a tan divertidos y alocados personajes.

Esta que os dejo hoy es una nana hecha al revés, es decir, aquella en la que vienen los niños a comerse al coco. ¿Os gusta la idea?… Pues ahí va.

NANA AL COCO

Duérmete, Coco,
que viene el niño
que lleva a los Cocos
que duermen poco.
Ea, ea, ea,
que si el Coco no se duerme
se me marea.
Duérmete, Coco,
que viene el niño
y despierta a sus padres
y a su vecino-
Ea, ea, ea,
que si el Coco no se duerme,
se me marea.

Poema | Gloria Fuertes
Foto | Emagister


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.