Poema para embarazadas: Rabindranath Tagore

Poema para embarazadas: Rabindranath Tagore

Escrito por: Sacra    11 marzo 2011     19 Comentarios     2 minutos

Ya hemos visto en otras ocasiones como uno de los sentimientos más puros y limpios de la vida humana es el que se siente por los hijos. El amor que brota desde el primer segundo en que sentimos su presencia, es una nimia llama que va alimentándose de luz a lo largo de toda una vida en la que, más allá de fugaces desencuentros, los lazos que nos unen siguen manteniéndose intactos a través del tiempo.

Y nada como la poesía para expresar los sentimientos más elevados sobre todo si, cada verso, va acompañado de un emotivo encuentro con la espiritualidad, con ese alma humana que es como un ánfora llena de limpios amaneceres. Y en ello el especialista es, sin duda, el poeta bengalí Rabindranath Tagore. Premio Nobel de Literatura en 1913 y máximo exponente de la cultura hindú.

Este poema titulado “El comienzo” es la respuesta que da una madre a su hijo cuando le pregunta el origen de su vida. Un texto para reflexionar tomándolo desde el corazón.

EL COMIENZO

-¿De dónde he venido?
¿De dónde me tomaste?
Esto preguntó el bebé a la madre.
Ella respondió, un poco llorando, un poco riendo,
y apretando a su hijo contra el pecho:
-Estabas escondido en mi corazón como un deseo, mi cielo.
Estabas en mis juegos infantiles de muñecas;
y luego con arcilla modelé la imagen de mi dios cada mañana,
te hice y te deshice en ese momento.
Estabas en el vientre de nuestra divinidad hogareña,
y al adorarla te adoraba a ti.
En mis esperanzas y amores,
en mi vida, y en la vida de mi madre has vivido tú.
En el cuenco espiritual de nuestro hogar fuiste cuidado por siglos.
Y cuando en mi juventud mi corazón abrió sus pétalos,
lo rondabas como una fragancia.
Tu ternura floreció en mi juvenil esencia,
como un resplandor en el cielo, como un amanecer.
El primogénito querido del cielo, mellizo de la luz de la mañana.
Has flotado por la corriente de la vida del mundo
y finalmente te quedaste en mi corazón.
Contemplo tu rostro y el misterio me invade;
tú que a todos perteneces ahora eres mío.
Y por miedo a perderte te abrazo contra mi pecho.
¿Qué magia ha atrapado el tesoro del mundo en estas manos mías?

Vía | Blogtopsites
Foto | Arjona Delia


2 comentarios

  1. Rodrigod dice:

    ¿De que dulceria afrodisíaca saliste tu?
    Exquisito y provocativo bombóm relleno, que mis ojos ven venir & mis labios desean saborear, como el dulce afrodisíaco jamas devorado por alguien antojado en el romántico mundo del placer inhibición.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.