De pelos

De pelos

Escrito por: Leticia   @leticiadelpino    1 diciembre 2009     16 Comentarios     2 minutos

Si te ha pasado como a mi, que al ver a tu hijo no puedes creer el estado de esa tupida cabellera con la que nació …no te preocupes, te avisamos que esos pelos son provisionales y pasaran meses, pero aparecerá el definitivo.

Los primeros comentarios de familiares y amigos suelen girar en torno de un mismo tema: ‘¡Cuánto pelito que tiene, no?!’ y lo cierto q si bien nosotras amamos más que nada en el mundo a nuestro hijo, el look no es de los mejores pero si es muy simpático.

Pero aunque la cantidad, el color y la forma del pelo de un recién nacido puedan acaparar la atención de todos, nunca deben ser motivo de inquietud. Ni una fina pelusita ni una mata imponente son indicativas de cómo será su cabello en el futuro. Poco a poco (el pelo crece unos siete milímetros al mes) tendrá una gran melena.

Pero habrá que esperar algunos meses hasta que el bebé luzca el que será su pelo definitivo, siguiendo un largo proceso que se inicia antes del nacimiento, en la novena semana de gestación, el pelo del futuro bebé empieza a desarrollarse y su cuerpo se va cubriendo de un vello protector, que es el lanugo. Es alrededor de la decimotercera semana de gestación cuando comienza a apreciarse una mayor cantidad de pelo en la cabeza.

Salvo en algunos casos, lo normal es que con el tiempo, el cabello del pequeño se vaya oscureciendo, uno o dos tonos al menos y también se ira alisando.

No es hasta los dos años cuando podremos adivinar el aspecto definitivo. Ademas, dentro de los múltiples factores que intervienen en el proceso, podremos considerar también la influencia hereditaria no sólo de los padres sino de los abuelos. Para asegurarse que se convertirá en un adulto rubio o pelirrojo, tiene que haber nacido con el pelo y la piel muy clara.

Vía | Ser Padres Hoy


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.