Peligros en el trabajo

Peligros en el trabajo

Escrito por: Leticia   @leticiadelpino    13 junio 2009     13 Comentarios     2 minutos

En los empleos, especialmente si trabajas en el ámbito industrial, existen muchos elementos que podrían ser nocivos si no se respetan las medidas de seguridad que se establecen en la ley. Por este motivo, si estas embarazada, e incluso desde el momento en que empieces a planificar la concepción las mujeres deben sentirse y estar seguras de que sus condiciones de trabajo sean adecuadas.

Por lo general las empresas de este sector toman las medidas adecuadas para prevenir los riesgos laborales, en muchas ocasiones las mujeres son cambiadas de puestos de trabajo, sobre todo si estan en contacto con tóxico o pueden pedir su licencia por riesgo laboral.

Uno de los materiales más nocivos es el plomo. La exposición a este metal se relaciona con abortos espontáneos, mayor probabilidad de parto prematuro y diferentes discapacidades para el bebé. Todas hace años sabemos de los peligros de este metal y también sabemos que cada vez se encuentra en cantidades más chicas en los productos de uso industrial o doméstico. Sin embargo, su potencial peligro hace que las empresas que lo usan aparten a las mujeres embarazadas por un tiempo de su puesto.
Un claro ejemplo es el caso de las estaciones de servicio, en donde se encuentran en forma permanente en contacto con disolventes orgánicos.

Si una mujer embarazada acude a una de ellas no supone ningún riesgo. Pero si su puesto de trabajo es en una los está absorbiendo a diario ya sea por inhalación, por la piel o por los alimentos. Es aconsejable que en este caso realice otro tipo de actividad.

Lo mismo pasa en las industrias de azulejos, fabrica de vajillas o cristalerías o empresas que funden metales. Todas las mujeres que trabajen en empresas relacionadas a estas materias primas deben informar su situación y pedir un cambio de puesto.

Otro claro ejemplo es la industria de los repuestos. En el entorno industrial los riesgos son conocidos y están controlados.
Sin embargo hay lugares de trabajo en los que se puede prestar más atención, por ejemplo, es aconsejable que las mujeres que trabajan en las oficinas eviten cambiar el toner de las impresoras o fotocopiadoras. Y si alguno de estos productos se derraman es necesario ventilar la habitación. Pero quédate tranquila, la utilización de estas máquinas no implica ningún peligro para tu salud o la del bebé.

Fuente | Revista Ser Padres Hoy


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.