Muere una niña de 12 años tras tres días de parto

Muere una niña de 12 años tras tres días de parto

Escrito por: Sacra    16 septiembre 2009     5 Comentarios     2 minutos

Por extraño que nos pueda parecer, inhumano y lejano a nuestro barrio o cultura, lo cierto es que, cada día, el mundo está lleno de grandes muertes propiciadas por el enorme vacío de una solidaridad y conciencia común que nos haga caminar en una misma dirección: la de la dignidad. Hoy hemos conocido una triste noticia rescatada entre las miles que se producen cada día y que son sólo un eco de la barbarie con la que sigue actuando el ser humano en algunos países y bajo según que moralidades y auspicios divinos.

Fawziya Ammodi era una niña yemení de doce años que, como tantas de sus compatriotas, fue obligada a casarse con un hombre mayor que ella y que ha perdido la vida, al igual que su bebé, tras estar tres días de parto y sin asistencia médica.

Más de la mitad de las niñas de Yemén son obligadas a casarse con hombres mayores que, incluso, tienen otras mujeres. Estas niñas se convierten, en plena niñez, en una mercancía valiosa cuya voluntad y futuro se ve anulada tras la decisión y acuerdo de una familia ávida de dinero y un adulto cuyos escrúpulos quedan soterrados en lo más indigno de los instintos humanos. De hecho hay muchos padres que reciben la promesa de que sus hijas, a pesar del temprano matrimonio, no serán ‘consumadas’ hasta cumplir la mayoría de edad.

El Parlamento yemení intentó cambiar las leyes el pasado febrero e imponer una edad mínima para el matrimonio de 17 años. Esta propuesta no pudo llevarse adelante debido a la negativa de la mayoría de los diputados que alegaron que violaba la ley islámica. Como diría mi buen Sancho: “con la iglesia hemos topado” y, mientras tanto, yo sigo preguntándome quién devolverá la infancia a Fawziya y a su bebé mientras el mundo entero mira hacia otro lado.

Vía | El Mundo


4 comentarios

  1. Mónica dice:

    Gracias por escribir esto. Seguro que no saldrán en las noticias esta pobre niña y su bebé.

  2. Sacra dice:

    Estoy contigo, Mónica, los más débiles son siempre los más olvidados. Por desgracia el ser humano camina así, como de espaldas al amor…
    Gracias a ti por compartir este espacio en el que alabamos la grandeza de la vida.

  3. Inés dice:

    ¡Qué desgracia!
    ¡Y cuánto ha debido sufrir la pobre criatura!
    Porque dicen que un parto es lo más doloroso que puede experimentarse a nivel físico.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.