Miedo al parto: causas y consejos para superarlo

Miedo al parto: causas y consejos para superarlo

Escrito por: Maite Nicuesa Guelbenzu    13 julio 2019     Sin comentarios     4 minutos

El miedo es un sentimiento natural durante el embarazo y aunque no es posible reducirlo a cero, sí tienes la oportunidad de aliviar esta sensación de malestar

El miedo es humano y pretender reducirlo a cero en cualquier ámbito incrementa el sufrimiento. Sentir miedo es humano, por ello, en lugar de reprimir este sentimiento es recomendable expresarlo y canalizarlo. ¿Cuáles son las causas frecuentes de miedo al parto?

Cada persona tiene su propia historia de temor y de superación. Por tanto, aunque experimentes esta sensación recuerda que en tu interior tienes un amplio abanico de recursos para afrontarlo.


Causas Miedo Al Parto

Causas del miedo al parto

Cercanía del momento del parto. Desde una perspectiva temporal, el paso de los días que conduce a ese momento tan significativo puede incrementar el diálogo interior en torno a ese instante que anteriormente la protagonista visualizaba desde una perspectiva temporal distinta a la actual. La protagonista se siente vulnerable ante lo imprevisible de ese momento. En este caso existe una relación de causa y efecto entre la cercanía de la fecha de parto y la influencia de este dato en el estado de ánimo.

Preocupación excesiva. Antes de que llegue ese momento, la persona puede sufrir en presente por aquello que imagina en torno a esta situación vital. Cuando estas hipótesis tienen un tono negativo, la persona se predispone ante la realidad desde la visión del temor al poner el foco de atención principalmente en esta cuestión. La preocupación excesiva alimenta el miedo por el propio efecto de la rumiación mental. La causa de esta preocupación conecta con la incertidumbre que siente la persona cuando observa la imagen de ese momento desde este prisma.

Acumulación de distintos temores relacionados con esta experiencia. Por ejemplo, el miedo al dolor físico, el miedo a que se adelante la fecha de parto, el temor ante posibles complicaciones en el momento del parto o el vértigo ante la propia maternidad.

Como Aliviar Miedo Al Parto

Cómo aliviar el miedo al parto

El miedo se hace gigante cuando lo alimentas y piensas principalmente en aquello que te preocupa. Pero tampoco es recomendable que intentes reducirlo a cero. Vive con naturalidad el propio temor intentando ponerlo en su contexto. ¿Qué sugerencias de apoyo darías a una persona de tu entorno que estuviese sufriendo por esta cuestión? A veces, observar una situación con cierta distancia puede ayudarte a visualizarla desde distinta perspectiva.

Además, aunque nadie puede adelantarse a la realidad, la información que puedas tener sobre ese momento te ayuda a resolver aquellas dudas que añaden confusión y, por tanto, temor a ese instante. Por ello, la asistencia a los cursos de preparación al parto es una experiencia muy importante ya que además, allí también podrás coincidir con otras personas que están viviendo tu mismo momento vital. Este hecho incrementa la comprensión y la empatía en torno a miedos que podrás observar más allá del plano personal.

También puedes compartir tu temor con el profesional que sigue la evolución de tu embarazo puesto que el aspecto emocional también es un apartado significativo en tu bienestar. Ten en cuenta aquellas fuentes de información que son fiables.

Intenta observar más allá de este miedo. Por ejemplo, imagina ese momento en el que conoces a tu bebé. El miedo puede producir un efecto de límite pero intenta ampliar tu mirada para observar qué hay más allá del mismo. Puedes realizar el ejercicio de visualizar en el tiempo pasado posibles temores que en algún momento te afectaron y hoy tienes una imagen totalmente distinta de aquella vivencia. Del mismo modo, este momento de futuro que ahora te produce temor, en algún momento será pasado.

Algunas conversaciones pueden girar en torno a este tema en la etapa de embarazo. Otras personas pueden hacerte partícipe de cómo fue este momento en sus vidas. Pero intenta no poner una atención especial a aquellas historias que por alguna razón alimentan tu preocupación.

Además, para minimizar la sensación de temor también puedes alimentar la actitud de la autoconfianza mediante la planificación de un plan de parto. Frente a la visión del futuro centrada en el temor de una vivencia que produce preocupación, puedes incrementar tu actitud proactiva mediante la preparación de un plan de parto que contiene algunos de los datos más significativos de este momento. Un documento que contiene aquellos detalles que te permiten visualizar esta experiencia desde esta perspectiva.

No vivas estos miedos en soledad. Compártelos con tu pareja o con otras personas cercanas a ti. Hablar de ello es un acto terapéutico. Pero también es recomendable no hablar del tema con aquella persona que crees que puede contagiarte su propia preocupación o visión negativa.


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.