Para mantener la salud de los bebés duermen al frío

Para mantener la salud de los bebés duermen al frío

Escrito por: Leticia   @leticiadelpino    2 marzo 2013     Comentario     2 minutos

En Suecia se realiza una práctica muy particular para mantener a los bebés sanos. Ellos duermen la siesta en sus cochecitos colocados a la intemperie, a temperaturas muy frías, bajo cero. Esta es una tradición que ha pasado de generación a generación considerando que es una forma de mantener su salud y evitar contagio de enfermedades.

En algunos sitios se llevan a cabo prácticas que nos llaman la atención, pero al parecer son muy efectivas. En Estocolmo para mantener la salud de los bebés se los pone a dormir la siesta a temperaturas muy bajas. Son costumbres que se vinculan con la cultura, muy interesantes de conocer.

En Estocolmo (Suecia) las temperaturas durante el invierno son bajo cero, a pesar de eso los padres dejan a los niños a la intemperie para que duerman su siesta en sus cochecitos. Si vas a visitar esta ciudad te encontraras a coches colocados en las salidas de las confiterías y restaurantes mientras los padres están en un interior calefaccionado.

Ellos consideran que es bueno para los pequeños estar en el aire fresco, desde muy pequeños, que esto es más sano que los ambientes altamente calefaccionado. En el caso de que las temperaturas desciendan los 15 grados bajo cero entonces cubren los coches con frazadas.

En la actualidad muchas guarderías de este país colocan a descansar a los niños afuera, poniendo los cochecitos en hilera en pisos cubiertos de nieve. Para la seguridad de los pequeños la temperatura se encuentra controlada y si desciende demasiado los ingresan a un ámbito cubierto.

Algunos jardines de infantes pasan toda la jornada afuera, desde las 9 de la mañana hasta las 15 horas, cuando regresan a sus hogares. Realizan todas las actividades al aire libre, las mismas que muchos niños realizan dentro, solo ingresan al establecimiento a la hora de comer y si el clima esta muy frío.

Esta tradición se basa en que los niños al aire libre (ya sea durante el invierno o durante el verano) tienen menos probabilidades de contagiarse y de resfriarse. Pasar todo el día en un ambiente altamente calefaccionado en compañía de 30 niños no es muy bueno para la salud, según sus consideraciones.

En este artículo te hemos contado una tradición que se realiza en Suecia, si bien un poco de aire fresco no dañará a nadie, de ninguna manera te estamos diciendo que pongas a tu hijo a dormir a la intemperie. Si la práctica te ha parecido interesante te aconsejamos, antes de realizarla, consultar con tu médico.

Vía | BBC
Foto | Flickr – Malglam


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.