El lanugo del bebé

El lanugo del bebé

Escrito por: Manzano Azul    13 junio 2010     11 Comentarios     2 minutos

En anteriores artículos, nos hemos referido al pelo de los bebés y niños, los cuidados que requiere y las razones por las cuales puede caerse; en esta ocasión nos referiremos al lanugo, ya que frecuentemente se encuentra presente en bebés prematuros o a término, incluso después del nacimiento.

Se trata de una película de vellosidad suave y muy fina, que cubre la piel del feto durante la gestación; durante este periodo, van formándose poco a poco las capas de la dermis, y a falta de grasa subcutánea, aparece el lanugo protegiendo la piel del bebé, dentro del útero.

Inicialmente, aparece en la cabeza del bebé, alrededor de la semana 14, y llegando a la semana 20 se ha extendido ya por todo el cuerpo; generalmente, antes de la semana 40 empieza a desprenderse, ya que la piel se encuentra mucho más desarrollada y protegida.

Cuando el lanugo se cae, se mezcla con el líquido amniótico, el bebé lo ingiere y después de recorrer su tracto digestivo es eliminado como parte del meconio neonatal; se trata de aquella sustancia espesa, de color verde oscuro, compuesta por células muertas y secreciones del estómago y el hígado, que reviste el intestino del bebé y se consideran sus primeras deposiciones.

Los bebés prematuros nacen con poco o mucho lanugo, el cual se caerá con el tiempo, a medida que el organismo del bebé y su piel maduren y se desarrollen completamente; también existe el caso de bebés a término que nacen con algunas zonas de su cuerpo cubiertas por un ligero lanugo, o incluso con vello más largo, abundante y oscuro. La presencia de este vello no debe representar ninguna preocupación, ya que con el paso de las semanas se caerá por sí mismo.

Vía | Travesuras de bebés
Imagen | I´m pregnant


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.