Faltan estudios sobre el control de la obesidad en los más pequeños

Faltan estudios sobre el control de la obesidad en los más pequeños

Escrito por: Belén    12 diciembre 2010     4 Comentarios     2 minutos

Un cuarto de los preescolares son obesos y los pediatras no tienen referencias suficientes sobre como abordar el problema a edades tan tempranas. El equipo del doctor Russell L. Rothman, del Centro Médico de la Vanderbilt University, ha realizado una revisión de estudios que le ha llevado a esta conclusión, además de que las pocas investigaciones que hay, no son muy rigurosas. Se sabe que la predisposición a la obesidad comienza en la primera infancia e incluso en el útero materno, por lo que consideran importante estudiar como controlarla en esas edades.

No se puede poner a dieta a un bebé pero hay algunas pautas que padres y pediatras deberíamos tomar en cuenta. Por otro lado tampoco es conveniente esperar para iniciar la prevención o el tratamiento a que tengan más edad porque puede ser tarde. Las claves son la alimentación, el juego y el sueño. La lactancia materna en principio y después no sobre cargar las raciones de los niños, ni permitirles tomar bebidas endulzadas son buenas pautas para que se mantengan en un peso saludable.

Pasar tiempo con los niños al aire libre, fomentar el juego y no abusar de los cochecitos, portabebés o sillitas de seguridad del coche. Es decir, caminar lo que se pueda, algo muy fácil porque normalmente los pequeños prefieren ir por su cuenta y es la comodidad de los padres la que nos hace prolongar el uso de sillitas y similares. Por último aunque no menos importante, hay que falicitar a los niños un buen descanso. Mantener rutinas para que duerman las horas suficientes, no ponerles la televisión en la habitación en la que duermen o no dejarles dormir con el biberón, son algunas prácticas que ayudan a luchar contra la obesidad.

En cualquier caso, es importante comentar con el pediatra cualquier preocupación sobre el tema. Un bebé con pliegues no tiene porque estar gordo, su distribución de grasa corporal es diferente a la de los niños mayores o los adultos y puede que no estemos juzgando correctamente. En ningún caso se puede poner una dieta hipocalórica o eliminar algún nutriente de la alimentación de un bebé porque podría no desarrollarse saludablemente.

Vía | Medline Plus
Foto | Flickr-David Reid


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.