Enfermedades infantiles: Otitis

Enfermedades infantiles: Otitis

Escrito por: Sacra    8 septiembre 2009     14 Comentarios     2 minutos

La otitis es una inflamación del espacio que tenemos detrás del tímpano y que se llama oído medio. Se produce cuando el pequeño tiene infección en la garganta debido a cualquier catarro, y esos virus y bacterias se trasladan, por las trompas de Eustaquio, hasta el oído. Allí el pequeño va acumulando mucosidad, pus y distintos fluidos que provocan un intenso dolor además de pérdida de audición.

Los síntomas que podemos observar en el niño son gestos de intenso dolor, de igual modo observaremos como se lleva la mano a los oídos. Fiebre, nauseas, irritabilidad e, incluso, algún tipo de fluido saliendo de los oídos. Le resultará difícil conciliar el sueño y notarás cambios en su apetito. Como siempre, hay que acudir al médico. Mediante una exploración del interior del oído, examen de las vías respiratorias y de la garganta, va a determinar cual es el tratamiento más adecuado para iniciarlo de inmediato, a fin de evitarnos mayores complicaciones.

Por regla general son los antibióticos y los antiinflamatorios, la medicación que combate esta enfermedad. Sólo en casos extremos donde los antibióticos nos responden, podríamos pensar en la cirugía.

Debemos tener en cuenta que la otitis es, más o menos, habitual en niños pequeños, menores de tres años y que empiezan su aventura en la guardería. Hay factores de riesgo que ayudan al padecimiento de esta enfermedad: sudoración excesiva, humedad ambiental, una inadecuada higiene en los oídos, una temperatura ambiental elevada, la natación, etcétera. Por eso sería buena, a fin de evitarla, utilizar algunos elementos que lo protejan de ella: tapones o gorro para nadar, evitar la humedad en el oído y, muy importante, no utilizar los bastoncillos para limpiar la zona, sobre todo cuando el bebé es muy pequeño.

Si nuestro niño presenta otitis con frecuencia quizás debamos estar pendientes para que el pediatra le haga un drenaje de tímpanos de vez en cuando, así no acumulará mocos que le provoquen la infección. Existen también algunos remedios caseros a base de aceite y ajo pero que no está demostrada su solvencia.

De momento ya hemos conocido la noticia de que se está estudiando una vacuna que evitaría estos problemas en los más pequeños. Consistiría en unas gotas aplicadas en el oído que inmunizaría la zona susceptible a la enfermedad.

Vía | Guía Infantil


2 comentarios

  1. Sacra dice:

    Kamila: por la parte que me toca, muchas gracias y seas bienvenida siempre.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.