Embarazo, semana 4

Embarazo, semana 4

Escrito por: Belén    19 febrero 2009     18 Comentarios     2 minutos

Durante esta semana lo más destacable en la madre es que puede tener molestias similares a las de la regla. Fatiga, dolor en el pecho, cambios de humor y otras leves manifestaciones, son síntomas tanto de embarazo como del síndrome premenstrual. Es normal, porque coincide con la fecha en que debería tener el periodo si no estuviera embarazada. Durante el resto del embarazo puede seguir ocurriendo cada mes.

La implantación del blastocito sigue su curso y hacía el tercer o cuarto día de esta semana quedará implantado. Aún es normal tener pequeñas pérdidas. Esto puede llevar a equívocos en la fecha del embarazo, ya que se podría llegar a confundir con el período. Si sucede, el ginecólogo corregirá la fecha en su momento.

En el blastocito las células se dividen en dos capas, el epiblasto y el hipoblasto y juntas forman el disco germinativo. Dará lugar, con el tiempo, a los órganos y partes del cuerpo del bebé. A su alrededor otras células forman el saco vitelino primitivo primero, y el secundario o definitivo hacía el sexto día. Será el que oxigenará y alimentará al blastocito hasta que crezca la placenta.

Por su parte está creciendo el amnios, la cavidad que, llena de líquido amniótico, cubrirá y protegerá al bebé todo el embarazo. Se ha formado ya el pedículo de fijación y que con el desarrollo de vasos sanguíneos se convertirá en el cordón umbilical.

Al final de esta semana puedes tener una prueba de embarazo positiva. Cuando termina la implantación el bebé produce una hormona, la gonadotropina coriónica (hCG), que es la que miden los test de embarazo.

En este momento el embrión es literalmente un comino, ya que ese es su tamaño aproximado.

Fuente | Langman Embriología Médica
Más información | Kids Health
Más información | Embarazo, semana 1ª a 3ª


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.