Embarazo, semana 24

Embarazo, semana 24

Escrito por: Belén    13 octubre 2009     17 Comentarios     2 minutos

Durante esta semana el médico te pedirá una prueba importante, el test de intolerancia a la glucosa. Te realizan un análisis de sangre tras el que debes tomar un líquido con alto contenido en glucosa. Al cabo de una hora te vuelven a extraer sangre para comprobar como has asimilado la glucosa. Puede durar hasta tres horas, durante las cuales tienes que estar sentada tranquilamente. A tu bebé le encanta el azúcar y se moverá como nunca. Una maravillosa sensación.

El bebé recibe todo el oxígeno que necesita desde la placenta, pero comienza a preparar sus pulmones para respirar cuando nazca. En este momento empieza a segregar una sustancia tensioactiva (fosfolípido surfactante) que evita el colapso de los pulmones al espirar el aire.

Tu bebé ya está muy proporcionado aunque es pequeño. Esta semana sigue acumulando grasa debajo de la piel. Esa grasa será lo que le ayudará a mantener el calor corporal una vez nacido, aunque tardan un tiempo en conseguirlo de manera efectiva. Mientras, sus huesos, músculos y tejidos continúan formándose. Su oído interno está tan desarrollado que ya sabe en que posición se encuentra mientras flota en el líquido amniótico.

El páncreas comienza a segregar insulina que permitirá que sus células incorporen la glucosa de los alimentos. Sus ondas cerebrales son similares a las de un recién nacido, es decir, en algo está pensando. La parte superior del útero llega hasta el ombligo y el embarazo es evidente para todo el mundo.

El bebé pesa alrededor de 590 gramos y mide 30 centímetros de largo, de la cabeza a los pies. Pesa lo mismo que una chinchilla, un pequeño roedor.

Vía | Nacer sano
Más información | Embarazo, semana 23


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.