Cuidado del ombligo

Cuidado del ombligo

Escrito por: Belén    11 diciembre 2008     13 Comentarios     1 minuto

Cuando el médico o el padre del bebé, corta el cordón umbilical, éste se pinza y deja de llegar al recién nacido sangre de la placenta. Es el momento en que debe empezar a respirar por si mismo.

El resto de cordón que ha quedado, cicatrizará y formará el ombligo del bebé. Para que esta cicatrización sea correcta, han de seguirse unas pautas de higiene muy sencillas.

En el hospital, las enfermeras te enseñarán que la pinza del cordón debe colocarse siempre hacía arriba, lejos del pipí.

Se limpia con alcohol de 70º y depues se seca muy bien con una gasa.
Para finalizar, se deja otra gasa limpia enrollada en el cordón.

No se deben utilizar ni talco, ni productos yodados, ya que los primeros pueden humederlo, y los segundos podrían alterar la prueba del talón.

Si se moja durante el baño, o por un escape de orina, vuelve a repetir el procedimiento de limpieza.

Entre el 8º y el 15º día se caerá el cordón, sigue limpiando la zona durante un tiempo, para que no haya infección en el resto que pueda haber quedado.

Si aprecias sangre, inflamación o pus, debes acudir al pediatra para que lo revise.

Más Información | AEP


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.