Crianza respetuosa: cómo facilitar el movimiento libre en casa

Crianza respetuosa: cómo facilitar el movimiento libre en casa

Escrito por: Maite Nicuesa Guelbenzu    21 junio 2024     4 minutos

¿Qué es el movimiento libre? ¿De qué forma fomenta el desarrollo del bebé? ¿Y cómo integrarlo en el hogar por medio de un entorno preparado? ¡Consejos!

El movimiento corporal es una expresión de libertad, pero también un reflejo del desarrollo motor. Hay diferentes posiciones y posturas que el bebé va a adoptando a lo largo de su crecimiento. Desde la perspectiva del movimiento libre, es esencial respetar todos los tiempos del peque para expresarse de forma espontánea en un entorno preparado que fomenta su autonomía. El movimiento libre, que forma parte de la crianza respetuosa, también se nutre con la participación de las figuras de referencia del bebé. Por ejemplo, los padres acompañan a sus hijos desde la observación, la aceptación y el respeto.

La práctica de la crianza respetuosa, el acompañamiento y el movimiento libre supone entender que el niño se coloca por sí mismo en una posición determinada cuando se siente preparado para ello. Es decir, el adulto no tiene que acelerar ese momento a través de su influencia externa. El movimiento es un factor que está perfectamente integrado en la naturaleza del bebé desde su nacimiento. Como señalamos, la posición del adulto, en casa y en la escuela infantil, debe poner el acento en el respeto no solo a los tiempos, sino también a los intereses del niño: sus movimientos son un reflejo de sus preferencias. El movimiento libre que se expresa a través del cuerpo también está en sintonía con el desarrollo cognitivo.

Creación de un entorno seguro para facilitar el movimiento libre en casa

El acompañamiento del adulto no se alinea con un rol directivo, sino con otro enfoque. Por ejemplo, el seguimiento, la cercanía y la observación son esenciales para crear un entorno seguro para el bebé que hace posible la exploración y descubrimiento del medio a través del movimiento. La amplitud del espacio favorece el movimiento libre. Del mismo modo, también es importante retirar cualquier objeto que pueda poner en riesgo al bebé.

El movimiento corporal se refleja en las diferentes fases del crecimiento infantil como, por ejemplo, el gateo, sus primeros pasos, caminar… El movimiento libre potencia la confianza y la seguridad en la forma de afrontar cada una de las etapas señaladas, sencillamente, porque el bebé avanza de forma autónoma a partir de su propia realidad.

De este modo, el movimiento libre se refleja por medio de la expresión corporal en la conquista de objetivos específicos como, por ejemplo, girarse, sentarse o ponerse de pie. Los hitos del desarrollo, y el tiempo en el que se conquista cada nuevo paso, no deben convertirse en motivo de comparación para evaluar los procesos vitales de dos niños con edades similares. Aunque la observación sí puede aportar información sobre posibles dificultades de aprendizaje. Y, en ese caso, conviene consultar con el pediatra las observaciones percibidas teniendo en cuenta que, generalmente, el niño conquista los hitos del desarrollo a su propio ritmo.

Consejos Para Promover El Movimiento Libre Del Bebe En Casa

Cómo facilitar y potenciar el movimiento libre del bebé en el hogar: otras recomendaciones

Favorecer el movimiento libre puede parecer relativamente sencillo en la teoría. Sin embargo, este enfoque no es tan fácil de integrar en la práctica. De hecho, es aconsejable llevar a cabo un ejercicio de introspección, reflexión, sinceridad y autoconocimiento para no trasladar al niño los miedos que se reflejan en mensajes que tienden a la sobreprotección. El movimiento libre también implica practicar el valor de la espera para no ayudar a completar un movimiento que el niño ha iniciado pero no ha terminado por sí mismo (si no existe una razón importante para intervenir).

Finalmente, para facilitar el movimiento libre del bebé no solo es importante buscar la amplitud de espacios que favorecen el movimiento. Y eliminar aquellos objetos que puedan suponer algún tipo de peligro para el bienestar del niño. Los padres también deben promover un acompañamiento respetuoso. Y, finalmente, es esencial reforzar el bienestar corporal del niño no solo a través del respeto a sus movimientos, sino también de la elección de prendas de ropa muy cómodas (que favorecen el cambio de postura).


Comentarios cerrados