El cordón umbilical y sus problemas

El cordón umbilical y sus problemas

Escrito por: Sacra    1 junio 2015     6 Comentarios     2 minutos

El cordón umbilical mantiene unido a nuestro niño, en nuestro vientre, a lo largo de todo el embarazo. A través de él toma los nutrientes y oxígeno necesario para poder vivir y desarrollarse felizmente, pero, aunque no son muy habituales, también se pueden presentar algunos problemas.

El cordón umbilical es fundamental para que el bebé se desarrolle en el vientre materno. Se trata de un cable carnoso formado por una vena y dos arterias, a través del cual el bebé recibe el oxígeno y los nutrientes necesarios para crecer hasta que llegue el momento del parto.

Por regla general no suele presentar ningún tipo de problemas y acaba saliendo intacto en el momento del alumbramiento para ser cortado y así empezar el bebé a vivir su vida de forma independiente a nosotras. Pero, como todo lo que implica desarrollo y crecimiento se pueden presentar algún tipo de complicaciones. Las más habituales son las siguientes:

Ausencia de una arteria. El cordón umbilical, como ya hemos dicho, está formado por una vena y dos arterias, pero puede ocurrir que sólo tenga una arteria. Sólo se da en un 0,8 por ciento de los embarazos simples y en un 5 por ciento en los embarazos múltiples. Las consecuencias pueden ser parto prematuro, problemas cardíacos o renales o retraso en el crecimiento fetal.

Alteraciones en la longitud. El promedio de longitud del cordón es de entre 50 y 55 centímetros, este tamaño le permite al bebé moverse por nuestro vientre sin complicaciones y con espacio suficiente para nacer sin problemas. Pero puede ocurrir que el cordón quede demasiado corto, lo que tendría dificultades para colocarse camino hacia el parto o provocarle una hernia. Si es demasiado largo, el problema vendría con las vueltas que pueden provocarle un ahogamiento. En este último caso, suelen darse cuenta a través del control prenatal y se producen, generalmente, en el momento del parto. En los casos más urgentes se practica una cesárea para evitar la falta de oxígeno.

Nudos en el cordón. Se producen cuando el bebé tienen continuos movimientos en el vientre materno a lo largo, sobre todo, del segundo trimestre, en el que todavía se puede mover con libertad. No suelen ser muy habituales pero sí pueden traer consecuencias graves. En la mayoría de los casos no puede detectarse fácilmente.

Vía | Bebés en camino
Foto | Pedro Juan Digital


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.