La cistitis en el embarazo

La cistitis en el embarazo

Escrito por: Sacra    27 junio 2010     16 Comentarios     2 minutos

La cistitis es una infección de las vías urinarias debido a la invasión de distintos microorganismos. Aunque se produce durante todo el año, es cierto que es en la época veraniega cuando más casos se detectan debido al contacto con la zona vaginal de prendas húmedas como los bañadores, también el cloro de las piscinas puede ser un agente que propicie la aparición de esta infección.

Pero si cualquier mujer puede padecer cistitis, la época de embarazo es mucho más propicia para ello. Esto es debido a que los altos niveles de la progesterona relaja los músculos de la vejiga, así como del resto de canales urinarios. El aumento de tamaño del útero con la presión que ejerce el bebé y el cambio de ritmo en el riñón, son problemas que acrecientan esta posibilidad.

Uno de los síntomas característicos de estar padeciendo esta infección es los continuos deseos de orinar, algo que suele ser bastante frecuente durante el embarazo, lo que provoca la detección tardía de esta patología. Por lo tanto es importante que se realice una analítica completa ante la mínima sospecha para así detectar cualquier riesgo. No debemos olvidar que, en el caso de no tratar esta infección, se corre el riegos de sufrir un parto prematuro o bajo peso de nuestro bebé al nacer. Además de que se pueden ver afectados los riñones, desarrollando otras patologías mucho más graves.

El tratamiento consiste en la ingesta de antibióticos entre 7 y 10 días, repitiendo la analítica para determinar que está totalmente libre de bacterias. Pero a fin de minimizar las probabilidades de contraer cistitis se pueden tener en cuenta ciertas prevenciones como:

  • Beber agua abundante, como mínimo 8 vasos diarios.
  • Vaciar completamente la vejiga cada vez que vayamos al aseo, no contener líquido.
  • Después de evacuar, limpiarse de delante para atrás, de este modo evitaremos que las bacterias de las heces se internen en la vagina. También debemos lavar la zona vagina con jabón suave y agua.
  • No es aconsejable usar productos de higiene femenina que puedan irritar la uretra y los genitales, ya que de este modo se proliferan las bacterias con más facilidad. De igual modo no se aconsejan las duchas vaginales durante el embarazo.
  • Para la ropa interior mucho mejor si se emplean prendas de algodón.

Vía | Infocistitis


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.