Cinco consejos para alimentar el vínculo con el bebé

Cinco consejos para alimentar el vínculo con el bebé

Escrito por: Maite Nicuesa Guelbenzu    12 marzo 2020     2 minutos

El vínculo afectivo con el bebé comienza a formarse incluso durante el tiempo de espera previo a su nacimiento y empieza a evolucionar a partir de ese instante

Cuando tu hijo llega a tu vida, esta nueva relación se convierte en un nuevo centro de tu existencia. Este lazo ya empezó a crearse durante el tiempo de espera del embarazo, pero es después del nacimiento cuando comienza la biografía compartida de instantes en común. ¿Cómo alimentar el vínculo con el bebé? En Uno más en la Familia te damos algunas sugerencias.

1. Habla con tu bebé

La comunicación es constante porque va más allá de las palabras, tu bebé expresa información a través de su lenguaje corporal, por ejemplo, la sonrisa. Tus palabras de amor, cariño y esperanza le aportan caricias emocionales que nutren su estado de ánimo.

2. Disfruta de cada etapa de su crecimiento

La anticipación del futuro a través de la imaginación o la previsión de circunstancias que no se han producido todavía, y tal vez nunca se den en la realidad, te distancia del presente. Para fortalecer este vínculo con tu hijo, disfruta de cada etapa de su crecimiento, poniendo atención al presente. Recuerda que el tiempo es muy valioso porque, además, el pasado no vuelve a repetirse.

3. Conoce a tu bebé y déjate conocer

Existe un ingrediente que es inherente al propio amor: el conocimiento. Tu hijo es único y diferente a otros bebés, por ello, en el día a día también le descubres en su esencia, como un ser individual. Del mismo modo, cuando compartes tu tiempo con él le acompañas en esta etapa y te dejas conocer. Por ejemplo, cantar canciones de cuna al niño le aporta un efecto relajante cuando identifica la voz de su padre o su madre.

Escucha Tu Instinto

4. Escucha tu instinto

Es probable que hayas leído diferentes libros sobre maternidad y paternidad, otras personas habrán compartido contigo sus experiencias vitales. Esta información es valiosa, sin embargo, cuando tienes a tu bebé descubres que, en lo esencial, no existe una lista de instrucciones universales. Escucha tu instinto, es decir, conecta con tu voz interior.

5. Tiempo

Cada vínculo afectivo es distinto y se consolida siguiendo un proceso propio. El tiempo es importante en la formación del vínculo afectivo con el bebé porque más allá de las posibles expectativas previas, ahora abrazas la realidad de este momento único de tu vida. Por tanto, para alimentar este vínculo con el bebé es especialmente importante que intentes poner en práctica la aceptación de la realidad, en lugar de caer en el efecto de la idealización.

¿Y cómo empezar a alimentar el vínculo con el bebé durante el embarazo? Por ejemplo, escribiendo un diario que cada día destaque algunas palabras que te apetece plasmar por escrito a modo de reflexión vital. Palabras que serán un bonito regalo de futuro para ti cuando releas estos mensajes después.

Deja un comentario


Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.