Nuestro caracter afecta al bebé: Mamás ansiosas, bebés irritables

Nuestro caracter afecta al bebé: Mamás ansiosas, bebés irritables

Escrito por: Belén    4 septiembre 2010     6 Comentarios     2 minutos

Cada bebé tiene su propia personalidad al nacer y pronto los padres hablamos de ellos como buenos o llorones, niños tranquilos o imposibles de complacer. Damos por hecho que poder tener buenas o malas noches es una lotería. Sin embargo parece que el estado emocional de mamá tiene mucho que ver en el comportamiento del niño.

Si la madre tiene un alto nivel de ansiedad o de preocupación, su hijo tiene muchas posibilidades de tener un caracter irritable. Así lo ha comprobado un estudio del Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (CIBERSAM) tras analizar los datos de 317 bebés y sus madres, de 32 años de media, que dieron a luz en el Hospital Clínico de Valencia. Ninguna de ellas recibió tratamiento psiquiátrico durante el embarazo. El 20 por ciento de ellas había recibido terapia antes del embarazo y, un 39 por ciento tenía antecedentes familiares de patología mental.

Para realizar el ensayo los autores analizaron el caracter de los bebés a través de un cuestionario a sus padres, y evaluaron el nivel de ansiedad o depresión postparto de la madre. Además tomaron muestras de la sangre de cordón y de la madre. Concluyeron que la ansiedad y la depresión maternas afectan al bebé, mostrando que hay una interacción entre ambos con un resultado causa-efecto.

Conociendo esta relación, se podría detectar a las madres con mayor riesgo de sufrir ansiedad o depresión postparto e intervenir. Si las mamás saben como puede afectar su estado al comportamiento de sus bebés podrían poner medios o pedir ayuda para controlarlo. Además el efecto no es sólo de bebés, se puede prolongar en el tiempo con problemas de conducta y trastornos emocionales.

Pero hay niños a los que no les influye ese estado en su madre. Los investigadores han encontrado una variable genética que protege al bebé de la ansiedad materna. Los que poseen el alelo largo del 5-HTTLPR son menos irritables independientemente de la situación emocional de sus madres. Ante la dificultad para saber si lo tiene o no, lo mejor es tratar de ser objetivas y si descubrimos síntomas de ansiedad o depresión pedir ayuda.

Vía | El Mundo
Foto | Flickr-Photosawy


4 comentarios

  1. Angeles dice:

    Llevo oyendo llorar, gritar, quejarse y quedarse privado a mi bebe desde que nacio hasta ahora que tiene dos años, hasta el pediatra le incomodad pasar las revisiones del escandolo que monta. Le han hecho pruebas de todo tipo y me dicen que es un niño sanisimo, solo que esta cabrreado con el mundo. Ahora e leido este articulo y he encontrado la respuesta…yo en el embarazo y postparto tuve depresion , un año antes habia estado en tratamiento con antidepresivos por la muerte de mi padre…tuve una arritmia desde el sexto mes de embarazo con lo cual estuve medicada con sumial. Por todo esto me conlleva a pensar que efectivamente la situacion fisica y mental de la mujer embarazada afecta directamente en el desarrollo cognitivo del bebe. Yo lo he comprobado con mi hijo, nada mas nacer nada le calmaba, unos decian que eran gases, luego que si los dientes, luego que si los ruidos asi llevo dos años observando que mi hijo lo que le pasa es que ” ESTA DE MALA LECHE” y ya para deprimirme mas pensar que encima es por culpa de la mala salud de su madre durante el embarazo…esto es la pescadilla que se muerde la cola…

  2. Belén dice:

    Angeles, no se si será por lo que dice el estudio o porque el niño tiene esa personalidad, pero en ningún caso es culpa tuya. No podías controlar tus emociones ante algo tan tremendo como la muerte de tu padre aunque hubieras leído antes este artículo.
    Desde luego no debería servirte para deprimirte más, quizá el niño y tú podaís pedir ayuda a un psicólogo, en tu caso para llevarlo de la mejor manera posible y en el del pequeño porque la personalidad también se puede tratar. No se, pero si de verdad el estado de la madre influye tienes que estar bien para que él también lo esté.
    Mucha fuerza y mucho ánimo, seguro que ese caracter tiene una parte positiva ante la vida. Un saludo.

  3. Angeles dice:

    Muchas gracias por sus amables palabras, es grato oir que alguien te dice que tu no tienes la culpa. Ahora estoy bastante bien pero hace un año, entre la opinion de familia , vecinos y a amigos estaba quemada, todos me venian a decir que era yo la que le estaba malcriando, unos que porque le das el pecho, otros que para que lo cojes, otros que si tiene mamitis, en fin en España todos son pediatras, medicos y abogados y todos saben de todo. Al final e seguido mis instintos y he logrado entender a mi hijo…La verdad es que tengo que resaltar que tiene muchas cualidades positivas, es super cariñoso, tiene fuerza de voluntad para hacer las cosas bien, ha comido bien siempre y no se deja dominar por otros niños…creo que tiene madera de lider…ya iremos corrigiendo la parte negativa de su caracter. Pero la verdad que hasta que me hecho con la situacion pensaba que iba a caer en un pozo sin fondo, pero las madres tenemos una fuerza que no se de donde la sacamos. Tengo que decir que mi niño nacio tambien en una fecha señalada el dia del padre y bueno me hizo ilusion pues crei que desde el cielo mi padre me hacia un giño.

  4. Belén dice:

    Angeles, no me des las gracias, es lo que siento. Los niños llegan con su personalidad y circunstancias y nosotros tenemos muy poquita capacidad de maniobra. Me encanta lo que cuentas de tu niño, todos los caracteres tienen su parte positiva, y hay que fomentarla, así la parte mala irá perdiendo terreno. Y sino puedes, siempre podrás recurrir a un profesional que te ayude.
    No hagas ni caso a los comentarios, los recibimos todas. Qué bien nos iría si nos miraramos más el propio ombligo.
    Un saludo, me alegro de que ya estés fuerte, y entre nosotras, yo también me fijo en esos guiños.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.