Baby Signing: lenguaje de signos para comunicarte con el bebé

Baby Signing: lenguaje de signos para comunicarte con el bebé

Escrito por: Maite Nicuesa Guelbenzu    4 octubre 2020     3 minutos

El lenguaje de signos para bebés ofrece recursos y herramientas para potenciar el diálogo y el entendimiento a través del gesto como forma de comunicación

La comunicación es un ingrediente que alimenta el vínculo con el bebé. Existen distintos canales de comunicación. Uno de ellos, es la voz. Cuando lees cuentos a tu bebé, le dices palabras bonitas o entonas una canción, estás expresando tus sentimientos, tus emociones y tu cercanía. Pero, la esencia de la comunicación va más allá de lo expresado mediante el lenguaje verbal, como refleja la importancia que el lenguaje corporal tiene en la transmisión de un mensaje.

Un lenguaje verbal que, cuando se centra en el valor de los gestos, puede darte recursos para establecer un diálogo con tu bebé. Esta es la esencia del concepto que analizamos en Uno más en la Familia: el baby signing remite a un lenguaje de señas que parte de la utilización de signos sencillos para expresar ideas claras y muy concretas.

Lenguaje de signos para comprender las necesidades del bebé

Uno de los libros que reflexiona en torno a este objeto de análisis es Lengua de signos para bebés: Comunícate con tu hijo antes de que sepa hablar, una obra de Ruth Cañadas Cuadrado. Esta obra señala, además, que aunque este concepto empieza a ser ahora más conocido en España, esta técnica no es nueva. Esta historia tiene su origen en Estados Unidos. Además, existen expertos especializados que forman a familias y profesionales de centros educativos para utilizar este lenguaje en la rutina cotidiana. Son instructores que han recibido la preparación necesaria para facilitar este aprendizaje.

El valor comunicativo que posee un gesto en el diálogo con el bebé no implica que deba dejarse de lado a la palabra. De hecho, puedes reforzar tu mensaje gestual con tu comunicación verbal. Sin embargo, la lengua de signos tiene en cuenta que los niños ya expresan información a través de su lenguaje corporal, incluso cuando no han aprendido a hablar. La sonrisa o el llanto son dos ejemplos de cómo el niño ya habla de sí mismo sin utilizar las palabras.

Pero, además, el aprendizaje de esta forma de comunicación también puede acompañarse con la imitación y la repetición. Este lenguaje ofrece recursos para comprender las necesidades del bebé. Y este es uno de los principales beneficios que aporta este lenguaje en el que existe un emisor y un receptor.

Atencion Conjunta

Qué es la atención conjunta

Para introducir el uso de signos en la comunicación con el bebé es importante respetar su propio tiempo y su evolución. Imagina aquel momento en el que tu hijo señala con su dedo un objeto próximo, o cuando tú mismo haces este gesto y llamas su atención de este modo.

Cuando ambos observáis un mismo elemento en un mismo contexto temporal, os estáis comunicando y experimentando una atención conjunta que es clave para el desarrollo infantil.

Deja un comentario


Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.