El ayuno prolongado en las embarazadas afecta a la salud del bebé

El ayuno prolongado en las embarazadas afecta a la salud del bebé

Escrito por: Sacra    30 junio 2014     Comentario     2 minutos

Muchas mujeres sufren trastornos alimentarios a lo largo del embarazo. De hecho algunas de ellas se olvidan del desayuno que resulta ser la comida más importante del día. Quizás no saben que el ayuno prolongado puede provocar graves problemas de salud en su bebé, como por ejemplo la hipoglucemia.

Suele ser habitual que durante los primeros meses de embarazo sintamos ciertas náuseas y angustias una vez hemos puesto el primer pie en el suelo. Entonces lo único que nos apetece es llevarnos nada a la boca, sólo queremos descansar y que el tiempo pase. Ese periodo es crucial para el desarrollo de nuestro bebé y, entre todos los cuidados que necesitamos, el más vital es sin duda la alimentación.

No debemos olvidar que el tiempo que transcurre desde que nos vamos a dormir por la noche hasta la mañana es el más largo en el que estamos sin comer, pero nuestro pequeño no distingue entre el día y la noche, y el sigue necesitando sus dosis de energía para desarrollarse en toda su plenitud. Por ello es vital que nada más nos levantemos, nos preparemos un buen desayuno que, si en condiciones normales ya es necesario y muy beneficioso, en estos momentos lo es mucho más.

Pero ante la obviedad de esta afirmación, también se han realizado unas investigaciones con el fin de apoyar esta sana costumbre, descubriendo que aquellas mamás que realizan un ayuno prolongado tienen más peligro de que su bebé padezca hipoglucemia o diabetes. A esta conclusión llegó la doctora mexicana Alicia Martínez Gloria que recomienda que el desayuno se realice antes de las 9 de la mañana y siempre con un máximo de dos horas desde que te levantas.

El desayuno más saludable para la embarazada es aquel que contiene alimentos de todos los grupos, aunque algunos en mayor cantidad que otros. Seguir también la dieta del semáforo, aquella que contiene alimentos verdes, rojos y amarillos, es una opción muy saludable. En el verde se encuentran las frutas y verduras; en el rojo, los de origen animal, y en el amarillo el pan, la pasta y los cereales.

Vía | Milenio
Foto | De tu salud


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.