Adoptando malas costumbres

Adoptando malas costumbres

Escrito por: Sacra    15 marzo 2009     9 Comentarios     1 minuto

Existen pequeñas manías que se producen en nuestros bebés que pueden deberse a muchos y variados motivos. En principio no tiene porqué preocuparnos, todo dependerá de la edad y la asiduidad con la que las observemos. Morderse las uñas, hurgarse la nariz, chuparse el pulgar o tener tics, pueden empezar como un gesto aislado para formar parte de un hábito sólido que lo acompañará hasta su edad adulta. Cuanto antes se erradiquen, mucho mejor, aunque haciéndolo con bastante tacto y muchísimas dósis de paciencia.

Debemos preocuparnos cuando esos gestos se prolongan en el tiempo ya que pueden llevar a situaciones nada favorables para nuestro hijo. Así nos podemos encontrar con situaciones negativas como son: malformaciones físicas como las dentales cuando se chupan el dedo o lesiones cuando se muerden la uñas. Ser objeto de burla por tener acciones demasiado infantiles y, por lo tanto, sufrir el aislamiento social. En cualquier caso hay que consultar a un especialista.

Las principales causas por las que las adquieren pueden ser:

      Imitación: puede que en casa alguien posea estos hábitos y el niño los va a hacer suyos como parte de su aprendizaje. No hay que

      Demostración de un malestar físico o psíquico: en los primeros meses, a falta de palabras, los bebés expresan sus molestias con gestos. Puede hurgarse la nariz porque algo le molesta, no necesariamente porque sea un hábito.

      Normales y evolutivas: hay manías que son perfectamente normales dentro del crecimiento de nuestro hijo. Aunque puede suceder que si no nos agrada que lo haga, recriminándole constantemente, las afiance como suyas a fin de llamar nuestra atención.

    Vía | Con mis hijos


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.