5 consejos para gestionar las expectativas en la maternidad

5 consejos para gestionar las expectativas en la maternidad

Escrito por: Maite Nicuesa Guelbenzu    28 noviembre 2021     3 minutos

Expectativas y realidad pueden llegar a tener una distancia significativa en la maternidad, por ello, es importante aprender a gestionar las creencias

Las expectativas pueden irrumpir en la vida de una persona en planos diferentes de la existencia. Son frecuentes en la maternidad, como muestra el testimonio de tantas personas que, tras convertirse en madres, explican cómo aquello que habían imaginado se aleja de la vivencia en sí misma. ¿Cómo gestionar las expectativas sobre la maternidad? En Uno más en la Familia te damos algunas ideas.

1. Potencia la conexión con el presente y reduce la anticipación

Las expectativas, en cualquiera de sus formas, te llevan a anticipar hechos, situaciones y vivencias que quizá no se produzcan en la realidad. Por el contrario, cuando conectas con el plano del presente desvelas la evolución de aquello que acontece de una forma gradual.

2. Pon el testimonio de otras personas en su contexto

El punto de vista individual también se enriquece con la aportación de otras personas que comparten consejos, ideas y reflexiones en torno a la maternidad. Cada historia es valiosa en sí misma, sin embargo, conviene puntualizar que ese relato está enmarcado en unas circunstancias específicas.

El testimonio de otras personas puede alimentar expectativas que muestran predicciones de datos que se dan por supuestos. Cada maternidad es única e irrepetible en sus matices y en las vivencias.

Expectativas En La Maternidad

3. Sitúate en el plano de aquello que depende de ti

Las expectativas, con frecuencia, se convierten en un peso que parece difícil de soportar. Así sucede cuando el perfeccionismo produce tanta frustración en el día a día. Las expectativas son complejas porque son muchos los factores que intervienen en el cumplimiento de esos anhelos.

Factores que van más allá de la propia voluntad. Por el contrario, las expectativas realistas son aquellas que están acompañadas por objetivos posibles. Metas que describen una dirección a quien se concentra para avanzar en el camino.

4. Verbaliza y comunica las expectativas sobre la maternidad

Cuando haces partícipe a una tercera persona de la información sobre una expectativa, recibes una retroalimentación. Pero, al mismo tiempo, el emisor exterioriza un dato que puede analizar con más distancia y objetividad. Del mismo modo, también puedes utilizar la escritura autobiográfica para anotar por escrito expectativas que se alejan de lo real. Visualizar esa información sobre el papel puede ayudarte a diferenciar ambos planos.

Gestionar Expectativas Sobre Maternidad

5. Aprende de otras experiencias previas

Las expectativas pueden estar presentes en el amor, en la amistad, en la búsqueda de la felicidad o en la planificación de un viaje. Por tanto, aunque aquellos anhelos que se enmarcan en el plano de la maternidad tienen una naturaleza única, también puedes apoyarte en tu propia experiencia vital para diferenciar entre la realidad tal y como es y aquello que solo se basa en una suposición.

Pon en perspectiva otros capítulos previos de tu biografía. ¿En qué te ayudaron las expectativas? ¿Qué efectos negativos experimentaste a partir de algunas creencias? ¿Qué hiciste para gestionar la frustración que producen cuando lo esperado no se cumple? Dispones de recursos y herramientas internas para incrementar la resiliencia en la etapa en la que te encuentras. Y el autoconocimiento en la maternidad es clave para identificar aquellas expectativas que no se basan en datos objetivos.


Comentarios cerrados

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.