5 consejos para adaptarse a los ritmos de sueño de un recién nacido

5 consejos para adaptarse a los ritmos de sueño de un recién nacido

Escrito por: Rebeca    21 septiembre 2022     4 minutos

Un bebé requiere de mucho cuidado, esfuerzo y paciencia y conocer los ritmos de sueño es fundamental para los padres

Las primeras semanas tras el nacimiento del bebé implica un proceso de adaptación en el que se involucra todo el hogar. De un día para otro, en ese colchón de cuna de calidad de Kadolis que habíais comprado hace meses ya está ocupado por un ser diminuto que vino a alterarlo todo.

…y aquí es donde vienen los problemas de sueño. Todos los bebés recién nacidos tienen ritmos de sueño a los que los padres tienen que adaptarse.

A continuación, algunos consejos para intentar seguirle el ritmo a este nuevo miembro de la familia.

1. Observar y conocer al bebé

Cada bebé es un pequeño desconocido en un entorno en el que nunca antes había estado. Como padres, debéis prestarle mucha atención para conocerlo, saber cómo reacciones a diferentes estímulos y satisfacer sus necesidades. Se trata más que de solo intentar que no llore, y de crear una intimidad con él.

Moviles De Cuna

Esta personita tiene sus propios ritmos de sueño, los cuales pueden también verse afectados por su apetito. Tiene un ritmo único que toca descubrir. Aquí, los padres se tienen que adaptar a lo que él haga, y no pretender que sea el pequeño quién cambien por lo que les gustaría.

2. Empatizar

Recuerda que el recién nacido está en un mundo nuevo, completamente desconocido y en una posición vulnerable. Ha de empezar a conocer personas, lugares y sensaciones después de haber estado en un entorno seguro él solo. Ponerse en su lugar va a ayudar a responder con más delicadeza a lo que necesita.

Acunar Al Bebe

Quizás esto sea frustrante al principio, pero el pequeño merece y necesita empatía ahora más que nunca. Después de cinco o seis, el pequeño irá adoptando por sí mismo una rutina de sueño tan solo por leer los ritmos de la casa.

3. Darse tiempo para adoptar los nuevos horarios

Todo se trastoca cuando llega alguien nuevo: horarios, rutinas de pareja, hábitos de todo tipo y más. Todas las partes van a pasar por un período algo incómodo de adaptación, y será bastante duro de afrontar. Sin embargo, recordad que es algo que va a pasar más pronto que tarde.

Los primeros meses son los más caóticos de todo este proceso. Los bebés más pequeños todavía no han estado el suficiente tiempo aquí como para entender nada, y los padres no son capaces de conocerlo todavía. Por ello, es perfectamente normal tener complicaciones para dar respuestas a sus necesidades.

Quizás los padres no tengáis todo el tiempo del mundo para estar en casa, pero sí hay algunos meses de descanso que vendrán bien mientras el pequeño adopta un ciclo más regular. Dependiendo de la planificación familiar, podría ser conveniente que se tomen estos períodos juntos o separados, además de usarlos realmente para acostumbrarse a tener a un nuevo miembro en casa.

4. Buscar apoyo en seres cercanos

Los familiares y amigos serán un pilar en la vida del bebé, en la que los progenitores apenas tendrán tiempo de nada. Además, la experiencia de alguna de estas personas será más que bienvenida. Todo esto parece evidente, pero lo cierto es que no llegará si no se pide.

Que Emociones Sienten Los Padres Ante El Proceso De Crecimiento Del Bebe

Tomad un momento para solicitar ayuda si lo necesitáis, pero siempre poniendo un límite para que este apoyo no raye en el agobio. Nunca estará de más que alguien de confianza se quede con el pequeño un par de horas para ir a descansar un rato o tomarse una siesta.

5. Tener paciencia

Un bebé recién nacido genera caos. Pone patas arriba todo lo teníais establecido hasta la fecha. Limita las horas de sueño, cambia la manera en la que coméis, hasta afecta la manera en la que se relacionan con los demás. Esta cantidad de cambios puede generar perfectamente una sensación abrumadora.

Es perfectamente normal sentirse abrumados. No hay nada malo en pensar que la tarea es muy difícil, porque lo es. Cuidar a un niño tan pequeño implica un gran nivel de responsabilidad, compromiso y sacrificio que no es posible de entender hasta vivirlo.

Siendo ya todo tan complicado, no es necesario criticarse más de la cuenta. Vale la pena tomar el tiempo para felicitarse por los aciertos, pedir ayuda y hasta aprender para corregir. Es un proceso bastante duro, pero siempre será hermoso porque todos van a crecer a la par. Se trata de una experiencia bonita de autodescubrimiento.


Comentarios cerrados

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.