6 octubre 2016 Embarazo, Salud

vitamina D y problemas sangre

Afortunadamente cada vez son más las investigaciones que se realizan en los embarazos para determinar si ciertas enfermedades, que se desarrollan en un futuro, vienen determinadas por algunos hábitos, carencias o necesidades que se presentan durante la gestación. Y es que si, hasta hace unas cuantas décadas, apenas se valoraba ese importantísimo periodo en el desarrollo humano, ahora, e intentando buscar explicaciones para ciertos trastornos de salud, el seguimiento es exhaustivo para que nada, o casi nada, quede al azar.

Los nutrientes son fundamentales para nuestra salud, mucho más cuando estamos esperando un bebé, ya que ellos van a determinar, en gran parte, que nuestro bebé se desarrolle perfectamente. Una de las vitaminas fundamentales, y que tiene mucha más repercusión de lo que podríamos creer es la conocida como vitamina del sol, es decir, la vitamina D. En recientes investigaciones se ha descubierto que la carencia en el embarazo podría provocar posteriores enfermedades en la sangre de nuestro bebé.

Hasta ahora, la falta de vitamina D en el embarazo, se había vinculado a problemas en el desarrollo óseo de nuestro niño, más riesgo de padecer esclerosis o, incluso, en el desarrollo en el habla. Ahora, a esta larga lista, se viene a sumar otro riesgo añadido más: problemas en el fluido sanguíneo del bebé, teniendo mayor riesgo a presentar enfermedades como la anemia o la trombocitopenia.

Este estudio se ha realizado por los investigadores del Instituto de Células Madre de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, y han comprobado que la falta de vitamina D en la embarazada condiciona la creación de células madre sanguíneas durante la formación del bebé, por lo que en futuro podrían tener un riesgo mucho mayor a padecer cualquier tipo de enfermedad relacionada con la sangre.

Según estos investigadores, es recomendable que los niveles de vitamina D, en las embarazadas, sean controlados y vigilados ya que, como se ha podido comprobar, su escasez podría tener graves consecuencias. De igual modo que un índice demasiado elevado también es perjudicial.

Vía | ABC Salud
Foto | Pixabay – Freestocks

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *