4 abril 2011 Opinión, Padres y madres

El vinculo maternal solo no basta, hay que alimentarlo
Un día me dijo una señora que los niños quieren y adoran a sus padres sin plantearse otra posibilidad. Son sus ídolos desde el momento en el que nacen. Desde que me lo dijo, hace ya tiempo, le he dado muchas vueltas. Sin embargo, no termino de estar del todo de acuerdo con ella pese a que intentado ver casi todos los puntos de vista sobre este asunto.

Es cierto que los bebés, ya desde antes de nacer, tienen una relación especial con su madre. El llamado vínculo maternal tan profundo que es difícil de romper y, muchas veces, de entender. Pero no es menos cierto que los bebés, desde sus primeros días, también son totalmente conscientes de quien les cuida, quien está a su lado, quien vela por él o ella… Se trata del afecto que reciben, que por otro lado es básico en su desarrollo cognitivo.

Y esa persona no tiene porqué ser siempre sus padres. Por desgracia, somos conscientes de todo lo que hay por el mundo y las muchas barrabasadas que algunos padres hacen con sus hijos. ¿Esos bebés también quieren y adoran a sus padres? No sé si es amor, pero desde luego dependencia.

Quizá su razonamiento no sea tan filosófico, pero creo que los bebés saben bien si alguien les quiere o no y sienten si deben o no corresponder a ese amor. Por el mero hecho de ser los padres (madre y padre) biológicos de un bebé, no creo que éste reaccione como un autómata y se vuelva loco de amor por ellos.

Los vínculos maternales y paternales existen, están ahí, qué duda cabe, pero soy de la firme opinión de que hay que alimentarlos día a día, momento a momento. El amor es algo gratuito pero también necesita ser alimentado para que siga vivo, incluso cuando hablamos de un bebé. No sólo por el mero hecho de ser tu hijo te va a querer siempre.

Además de nuestros cuidados y protección necesita nuestras caricias, nuestras canciones, nuestros abrazos, nuestros besos y a medida que van creciendo muchas más cosas (nuestros consejos, nuestras explicaciones, nuestra compañía, nuestro apoyo…) que irán forjando y fortaleciendo o debilitando ese vínculo con el que dicen que venimos de serie. Seguro que hay mucha gente que no está de acuerdo y me encantaría poder leer vuestras opiniones.

Foto | Esmas

También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios
  • Magali

    Estoy totalmente de acuerdo contigo. En mi caso casi me “crió”mi abuela desde que era un bebe ya que mis padres trabajaban…luego de 30 años te puedo decir que el vinculo con mi abuela es mucho mas fuerte que con mi madre, con la cual no tengo un trato muy bueno. Aunque viviamos todos juntos creo que eso influyo en la relacion que tengo con ellas.
    Gracias por publicar estas notas, siempre las leo y me gustan mucho
    Saludos!

  • Mónica M. Bernardo

    Gracias Magali. Estoy de acuerdo contigo en que este tipo de reflexiones personales son las que realmente le pueden aportar algún valor a otras madres, ya que la teoría es muy bonita sobre el papel, pero la crianza y el amor por un bebé es algo más. Entramos en ese caso en el encruzijado mundo de los sentimientos y las emociones y de cómo cada persona las vive, las canaliza y las exterioriza. Gracias de nuevo por leernos. Un abrazo.

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 8 abril 2011
  2. Importante apoyo para los más pequeños en sus provincias 1 agosto 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *