24 julio 2014 Noticias

Beneficios de la anestesia

Una investigación realizada recientemente ha demostrado que existe un vínculo entre la anestesia epidural y la depresión posparto. Recordemos que la depresión posparto es una forma de depresión que afecta a las mujeres que tuvieron un hijo.

Entre los síntomas más frecuentes de la depresión posparto encontramos el insomnio, pérdida de peso, aumento de peso, problemas psicomotores, culpa, baja en la autoestima, dificultad de concentración. Este tipo de depresión es bastante frecuente en las madres. En el año 1996 se realizó un trabajo gracias al cual se pudo concluir que entre el 10 y el 15 por ciento de las mujeres la sufren en el primer año después del nacimiento de su hijo. El porcentaje se eleva en las madres más jóvenes y en las mujeres que, por diferentes razones, sufren de estrés.

Ahora se supo que el uso de la epidural puede ser positivo para aliviar la depresión. El control del dolor en el parto y después del parto podrían ayudar a reducir la depresión posparto. Esto se supo gracias al trabajo realizado por el Centro Asher de la Universidad Northwestern para el Estudio y Tratamiento de los Trastornos Depresivos.

Aquellas mujeres que pueden controlar el dolor gracias a la epidural durante el parto vaginal tienen menos riesgo de sufrir de depresión posparto que las mujeres a las que no se les puso este tipo de anestesia. Una de las autoras del trabajo, la doctora Wisner, señaló que: “Maximizar el control del dolor en el parto con el equipo obstétrico y el anestesista podría ayudar a reducir el riesgo de depresión posparto”.

También se supo que la lactancia materna es más frecuente entre las mujeres que recibieron la epidural para el dolor, comparándolo con las mujeres que no recibieron esta anestesia.

Vía | Journals
Foto | Flickr – Aaron Cole

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 24 julio 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *