10 julio 2009 Consejos, Nutrición, Salud

el verano y las intoxicaciones alimentarias
La época estival es la más propensa para la proliferación de todo tipo de bacterias y virus que, contaminando nuestro alimento, provocan las temidas intoxicaciones. No debemos olvidar que, la población infantil, es la más susceptible a padecer estos problemas, por eso debemos llevar especial cuidado con la manipulación y conservación de los alimentos. Por este motivo, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición pone a nuestra disposición una serie de consejos para evitar estos trastornos.

  • Cocinar muy bien las carnes, pescados y moluscos. El interior del alimento debe alcanzar al menos 70º, así morirán todos los microorganismos.
  • Calentar las sobras a temperatura máxima antes de servirlas.
  • Las frutas y verduras que se comen crudas hay que lavarlas con abundante agua.
  • Antes de manipular los alimentos para cocinar, hay que lavarse las manos con agua y jabón.
  • Mejor consumir leche pasteurizada que cruda.
  • No debemos interrumpir la cadena de frío en los alimentos refrigerados o congelados.
  • Respeta, siempre, la fecha de caducidad.
  • Consume inmediatamente las salsas, la que sobre no debes guardarla para otro día, sobre todo si lleva huevo.
  • Limpia muy bien la cocina una vez al día, sin olvidarte de bayetas, estropajos y desinfectante.
  • No compres nunca alimentos que vengan en envases abombados, oxidados o deteriorados.
  • Cuando vayas a comer fuera, rechaza los alimentos que no estén conservados en condiciones sanitarias adecuadas, es decir, los que no estén refrigerados o protegidos en vitrinas.
  • Almacena la basura en recipientes cerrados y alejados de la comida.
  • Evita que alimentos crudos y cocinados entren en contacto, también en el frigorífico. Un alimento bien cocinado es estéril pero puede contaminarse si entra en contacto con uno crudo que contenga gérmenes.
  • Los pescados que se comen crudos debemos congelarlos a unos 20 grados bajo cero, por los menos durante 24 horas.

Vía | Ser Padres

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *