23 septiembre 2009 Fertilidad, Noticias

Los varones XXY pueden ser padres
Una de las anomalías congénitas más frecuente es el Síndrome de Klinefelter, también llamado varones XXY. Ocurre en 1 de cada 500 o 1 de cada 1000 nacimientos de varones. Aunque los síntomas ya se conocían, no fue hasta los años 50 cuandose descubrió que hay hombres con un cromosoma X de más, es decir sus cromosomas son XXY en lugar de XY. El síndrome se puede diagnosticar por medio de una amniocentesis o cuando el niño comienza a mostrar algún síntoma.

Los varones XXY pueden tener el pecho desarrollado, escaso vello en el cuerpo y la cara, testículos pequeños e incapacidad para producir esperma y por tanto esterilidad. Sin embargo no todos presentan síntomas y hay hombres que viven toda su vida sin conocer su peculiaridad. Uno de los primeros síntomas que puede aparecer es un retraso en el desarrollo del lenguaje. Los bebés con el síndrome son habitualmente tranquilos, silenciosos, poco exigentes e incluso pasivos. Pueden comenzar a habla y caminar más tarde que otros niños de su edad. Aunque por lo general terminan hablando, leyendo y escribiendo con normalidad, pueden tener alguna dificultad relacionada durante toda su vida. Por ello es importante que reciban ayuda en cuanto se detecte el síndrome.

Casi todos los síntomas del Síndrome de Klinefelter son tratables bien con cirugía o con hormonas. El doctor Ranjith Ramasamy y colegas del Hospital Presbiteriano de Nueva York han probado una técnica por la que los hombres portadores de cromosomas XXY pueden ser padres. Es una técnica quirúrgica por la que se extraen los espermatozoides para conseguir un embarazo en la pareja mediante fertilización invitro.

Han conseguido un éxito en la recolección de semen de un 71 por ciento entre los varones de 22 a 30 años, del 86 por ciento entre los de 31 a 35 y del 50 por ciento para los de 36 a 52 años, según informó el equipo. El 45 por ciento de las parejas que intentó concebir a través de FIV tuvo hijos. Los investigadores informan que el semen puede recolectarse hasta los 35 años, por lo que no es necesario hacerlo durante la adolescencia.

Vía | Medline Plus
Más información | Síndrome de Klinefelter

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *